El montepío es para todas las parejas

18 de diciembre de 2011 - 00:00

Es un hito histórico en la igualdad de género. Hasta hace poco tiempo habría sido un escándalo conceder beneficios a sus asegurados sin distinción de género. Por primera vez se otorgó la pensión de viudez a una mujer cuya pareja era del mismo sexo. Eso ocurrió gracias al mandato del artículo 68 de la actual Constitución, que señala que dos personas libres de vínculo matrimonial que mantengan una unión estable, monógama y que hayan formado un hogar de hecho tendrán los mismos derechos y obligaciones que tienen las familias constituidas mediante matrimonio.

Janneth Peña López, en agosto último, solicitó pensión de montepío y cesantía por la defunción de su compañera Thalía Álvarez Carvallo, fallecida unos meses antes y afiliada al IESS. Ambas mantuvieron una unión de hecho durante tres años y 10 meses. Peña recibirá, a partir de abril de 2011, la prestación de montepío y cesantía que el IESS otorga.

Esto se inscribe también en un cambio poco difundido y tiene que ver con los derechos de las parejas en general. Por eso, incluso, a partir del 18 de noviembre de 2010 se concede la prestación de montepío a los viudos.

Mirados en perspectiva, estos cambios proponen otra mirada y concretan actos de justicia para aquellas personas, muchas veces ocultadas para no sufrir discriminación. El cambio sensibiliza a todo el país y no genera lo que algunos advirtieron durante las discusiones de la Constituyente como “actos contra Dios y la naturaleza”.

Aunque no se quiera destacar, este ha sido el hecho más significativo de la semana, y quizá de los últimos años, en términos de justicia y solidaridad. En ese nivel hay que colocar la noticia y la connotación que tiene para miles de personas que se encuentran en la misma situación.

Pero como para muchos esos no son otra cosa que actos reprochables, colocan la noticia en el lugar menos apropiado y dejan de lado el sentido histórico que tiene. Ojalá esto siente un precedente ético para quienes abordan el tema desde cierto morbo.