El deporte ecuatoriano rompió barreras en 2019

- 28 de diciembre de 2019 - 00:00

El deporte ecuatoriano vivió un año de ensueño. La evolución de la actividad no solo se define por participación en los podios al final de una competencia, sino también por las condiciones y oportunidades que se dan a los atletas para desarrollarse. La organización de la Superliga Femenina de Fútbol fue uno de los puntos más positivos de 2019.

Las jugadoras sintieron que, por fin, fueron  apoyadas como necesitaban y merecían. Y el entorno respondió. Se rompieron los mitos de que la prensa, el público y las marcas no se interesarían por este evento. La final, que se disputó en el estadio Alejandro Serrano Aguilar y que conquistó el Deportivo Cuenca, contó con un lleno sin precedentes. Además, el país fue la sede de la Copa Libertadores femenina que se llevó Corinthians.

En el campo masculino, crear la Copa Ecuador y la LigaPro, más allá de los desaciertos o la poca asistencia de público, le permitirán al balompié nacional evolucionar año a año haciendo los correctivos del caso. Como sucede en países con mejor palmarés que el nuestro, no solo festejó un equipo en el año.

A Liga de Quito y Delfín se sumó Independiente del Valle, que conquistó una parte del continente -la otra se la llevó Flamengo en la Copa Libertadores- con su título inesperado en la Copa Sudamericana. El equipo de Sangolquí siguió los pasos de la selección sub-20 que se coronó monarca en el Sudamericano de la categoría por primera vez. La “Tricolor” luego fue tercera en el Mundial.

En un pueblo en el que prima el fútbol, un deportista nacido en Carchi partió los esquemas: Richard Carapaz revolucionó el ciclismo mundial en el majestuoso Giro de Italia. No fue el único que tocó la gloria.

La pesista Neisi Dajomes, el boxeador Julio Castillo, el bicicrosista Alfredo Campo, el velocista Álex Quiñónez, la atleta Kiara Rodríguez y el ciclista Érick Sarango se convirtieron en los abanderados de más de 600 atletas nacionales, entre convencionales y adaptados, que consiguieron 914 medallas, la cosecha más grande en los últimos siete años.

El objetivo para 2020 es superar en Tokio la cantidad de atletas ecuatorianos de los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. (O)

Últimas noticias
Medios Públicos EP