Ciudades al futuro

26 de agosto de 2019 00:00

Tras 100 días de mandato, preguntamos a la gente ¿qué opina de la gestión de los alcaldes y alcaldesa de Quito, Cuenca y Guayaquil, respectivamente? Activamos nuestras redes sociales y la conversación con la audiencia para perfilar cuáles deben ser los asuntos prioritarios en la administración de las ciudades principales de Ecuador. Hubo coincidencias.

Aseo, obras, seguridad, transporte, orden, espacio público, empleo, comercio, turismo fueron algunos de los aspectos en que se concentraron la mayoría de respuestas. ¿Cómo deben ser las ciudades del futuro? Al escuchar a las autoridades de las urbes, ella y ellos también coinciden: ciudades inteligentes, smart cities.

La tecnología y la sostenibilidad marcarán el futuro del urbanismo enfocado en gestionar, diseñar y ofrecer infraestructuras y conexiones avanzadas con miras a un mayor desarrollo social, medioambiental y económico. Las necesidades a satisfacer serán tranquilidad, conexión a internet en cualquier rincón y una oferta educativa de calidad.

La “inteligencia” de estos espacios habitables estará marcada por una sostenibilidad capaz de satisfacer, a la vez, requerimientos operativos, económicos, sociales y ambientales de ciudadanos, empresas e instituciones. Una ciudad inteligente facilita la comunicación de todos sus actores; la integración de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, la robótica y los sistemas de transporte. Basa su estructura energética en las renovables. Para pensar en el futuro, los cimientos deben sentarse en el presente.

¿Hoy es posible imaginar una red de comunicaciones eficientes, entre quienes conviven en este territorio y su entorno? El mecanismo para llegar a ese destino supone una altísima calidad de vida. Eso es una ciudad inteligente: es la respuesta a una necesidad humana. La de la concentración en las grandes urbes.

Datos de la ONU reflejan que, si hoy hay 33 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, en 2030 - en una década- habrá 43. Esos números también se traducen en contaminación, congestión, escasez de opciones de vivienda y trabajo…(O) 

Contenido externo patrocinado