El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.21/Ene/2021

Mundo

Tendencias

El gol a Suiza impulsó a la lateral zurda

Angie Ponce marcó en 2015 el primer gol de Ecuador en un Mundial. Ahora juega en EE.UU.
27 de mayo de 2020 00:00
Ese día metió dos autogoles, pero tuvo la entereza para anotar el único tanto de Ecuador
Foto: Archivo / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

La goleada estaba consumada. Suiza ya llevaba siete goles contra Ecuador y parecía no detener la marcha. Sin embargo, la Tricolor femenina tuvo la opción de marcar, un tanto que a la larga es por ahora el único de Ecuador en una Copa del Mundo.

Su autora: Angie Ponce. La lateral por izquierda fue la encargada de ejecutar un penalti que le cometieron a Mónica Quintero. Lo hizo con un tiro rasante, a la izquierda de la arquera.

Ponce fue con solo 18 años a ese Mundial y representó un gran aprendizaje para ella y sus 22 compañeras que fueron citadas para el evento.

Hoy, con 23, recordó ese momento con emoción. A nadie le gusta perder, pero marcar ese gol es un hito para la historia del fútbol femenino de Ecuador.

Ponce hoy reside en Estados Unidos. Después del Mundial y luego de graduarse del colegio, obtuvo una beca para continuar sus estudios y seguir con su pasión deportiva.

Primero estuvo en Nueva York, en el Monroe College, donde consiguió un título en gestión deportiva. Desde el año pasado está en la Universidad Internacional de Florida, una de las top en Estados Unidos, donde sigue la carrera de Estudios Interdisciplinarios.

Allí juega para las Phanters y el nivel es superior al que estaba acostumbrada. De a poco encontró el ritmo y compite con sus compañeras por un lugar como titular.

Ahora está en Guayaquil. Pudo llegar a la ciudad un día antes del cierre de aeropuertos en marzo y aguarda para volver. En teoría, la liga universitaria empezaría en agosto, pero todo dependerá de la situación frente a la pandemia.

El próximo año terminará sus estudios y tiene en mente jugar profesionalmente, pues por ahora lo hace a nivel amateur.

Quisiera hacerlo en Europa, como muchas de sus compañeras.

Yendo hacia atrás, marcar ese penal fue un símbolo de su constancia. “Para mi mala suerte marqué dos autogoles ese día.

Antes de patear el penal no me fijé en cuánta gente había (31.441 espectadores), ni en mis compañeras. Solo estaba centrada en el balón y en el arco”, relató.

Con la DT Vanessa Arauz siempre practicaron tiros penales. Había tres candidatas en este orden: Ingrid Rodríguez, Ponce y Ligia Moreira. Ninguna de las dos quiso cobrar y la zurda se hizo cargo.

“El gol fue una experiencia inolvidable. He ganado campeonatos, había estado en muchos partidos y lugares, pero ese tanto es muy representativo. A pesar de que no fue un resultado positivo, quedará en la memoria”, analizó.

Ahora sueña con volver a otra cita mundialista con la selección y siente que desde hace cinco años, el fútbol femenino en Ecuador ha crecido continuamente.

“Estar en el proceso es muy importante. Estoy mentalizada en que el nuevo cuerpo técnico me va a tener en cuenta”, aseguró. Por ahora su meta es graduarse en la universidad, pero siempre quiere estar ligada al fútbol. (I)

Te recomendamos

Las más leídas