Catequilla, un tesoro natural y ancestral, requiere de cuidados

25 de julio de 2020 13:05

Incrustada entre praderas, en paisajes míticos de la serranía ecuatoriana, nace una fuente hídrica, conocida por los ancestros como Catequilla; proveedora de agua y energía, los habitantes de los barrios Tilipulo, Pitigua y Zumbalica de la parroquia Eloy Alfaro – Latacunga – Cotopaxi, aledaños a la fuente la reconocen como un ser vivo.

Muchos sostienen que el “cerro” de Catequilla (ser mítico) puede comunicarse con el espíritu de las personas; centenares de historias, leyendas y mitos se tejen alrededor de este ojo de agua mineral, que está a punto de desaparecer debido al cambio climático y al mal uso del espacio.

Espacio que, de lejos, no parece más que un maltratado cuadro paisajístico, al que se le marchitó el color y se le opacó el encanto. “Era muy diferente, el agua mineral llegaba en cantidades, ahí nos bañábamos, lavábamos la ropa, mientras los niños jugaban alegres”, recordó José María Pichucho, un ancestro del barrio Tilipulo.

Lo dice mientras fija sus retinas en el horizonte intentando recrear cómo era aquel maravilloso espacio. Sin embargo, los foráneos desconocedores de la magia, mitología e historia que guarda el cerro sagrado de Catequilla, llegan hace varios años a realizar limpias curativas y actos rituales.

“Dejan basura que afecta la flora y fauna”, lamentó Paúl Pichucho, presidente del barrio Tilipulo.

Esto se evidencia martes, viernes; colillas de tabaco, botellas de licor, ropa interior, plantas, botellas de esencias, colonias y muchas cosas más yacen desperdigadas cerca de la "Mama Catequilla" como también es conocida la fuente de agua.

“Es lamentable verla así, es como un ser vivo desfalleciendo, los seres humanos somos desconsiderados, pensamos solo en nosotros”, lamentó Nancy Herrera, una joven que hace poco conoció el lugar, pero no se parecía en nada a los recuerdos que le había transferido su abuela materna.

Rehabilitación del espacio
Por ello, hace más de ocho meses se creó la Red Integral Catequilla, un grupo de hombres y mujeres que con la ayuda de los moradores, presidentes barriales, actores sociales, bajo la guía y tutela de la Corporación Técnica Alemana (GIZ Ecuador), y el grupo FARO, pusieron en marcha un proyecto de rehabilitación.

De acuerdo a la creadora de la Red Integral, Ángela Tipán, la idea es adecentar este espacio con proyectos a corto, mediano y largo plazo.

Durante la pandemia, los integrantes de Catequilla: Guido Cando, Paola Tarco, Carlos Muso, Diana Santo, Josselin Tarco y Janneth Osorio, trabajaron en diferentes plataformas virtuales, para despertar en los latacungueños el deseo de ayudar a su rehabilitación.

Mediante videos y talleres los integrantes de la Red llegaron a muchas personas e instituciones dispuestas ayudar. Una de ellas la Prefectura de Cotopaxi.

Guido Cando, coordinador de la Red Integral, comenta que precisamente la segunda fase contempla la ejecución de un trabajo en territorio (de acuerdo a lo permitido en semáforo amarillo).

Cuenta que actualmente la Dirección de Gestión Ambiental del Gad Provincial, representada por Paúl Panchi, ejecutará un reconocimiento del lugar, para proveer de plantas nativas que se plantarán (previo consentimiento de los propietarios). A la par se realizará una minga de limpieza, colocación de señalética y adecentamiento de un puente.

Catequilla está ubicado justo en los límites de tres barrios Pitigua, Tilipulo y Zumbalica, aún no está claro a cuál de los tres pertenece, sin embargo, los ancestros del lugar tenían un lema: “Catequilla es de todos”.

Así es como le buscan dar vida nuevamente al tesoro mítico, “no lo queremos para nosotros, no buscamos protagonismo, solo queremos devolverle la vida a este maravilloso lugar, el proyecto no tiene fines turísticos ni lucrativos”, concluyó Guido Cando. (I)



Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado