La cuaresma y el pawkar raymi se entremezclan

- 06 de marzo de 2019 - 00:00
El padre Manuel Celi prepara la ceniza para marcar la frente de los fieles en la iglesia de Santo Domingo (Cuenca).
Foto Diario EL Tiempo

Este miércoles 6 de marzo, los católicos celebrarán el Miércoles de Ceniza. Mientras que en el calendario indígena la fiesta del florecimiento se celebra con ofrendas y tradiciones.

Iglesias y santuarios del país se preparan para recibir a sus fieles, pues este miércoles se conmemora el inicio de la Cuaresma alrededor del mundo. El primer día de este proceso litúrgico se celebra con el tradicional Miércoles de Ceniza.

Este miércoles 6 de marzo, los sacerdotes colocarán en la frente de los fieles la cruz católica, elaborada con la ceniza de las hojas de palma bendecidas en el Domingo de Ramos del año precedente.

Los ramos son rociados con agua bendita y luego aromatizados con incienso.

La cruz recuerda la finitud de la vida. “Polvo eres y en polvo de convertirás”, dice el sacerdote al dibujar el signo.

La Agencia Católica de Informaciones (ACI) indica que la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para los cristianos unos 400 años después de Cristo (DC) y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

David de la Torre, vocero de la Arquidiócesis de Quito, indicó que la Cuaresma son los 40 días en que los cristianos se preparan para la Pascua, que es el acontecimiento más importante de la fe cristiana. “Nos preparamos para vivir la pasión, muerte y resurrección de Cristo, como un acto de amor por la humanidad”, manifestó.

De la Torre señaló que la Cuaresma es el tiempo de penitencia y conversión.  “La colocación de la ceniza es un rito a través del cual reconocemos que hay cosas que en nuestra vida deben cambiar para responder al amor de Dios”, explicó.

El rito es un acto de conciencia y conversión -afirma el religioso-. Todo cristiano católico puede colocarse la ceniza en la frente.

La feligrés Marcia Vargas, de 76 años, comentó que todos los años asiste a la iglesia de la Magdalena, en el sur de Quito. Mencionó que luego de recibir la ceniza hace un ejercicio de recogimiento.

“Recuerdo que de niña mi madre nos llevaba a la iglesia los miércoles de ceniza, incluso todo el día ayunábamos”, aseguró.

Coincidencia con el calendario indígena

Al interior de la cosmovisión indígena, en esta fecha se celebra la Fiesta del Florecimiento o Pawkar Raymi, que es el tiempo de agradecimiento a la madre tierra por las cosechas.

Esta fiesta ancestral es celebrada en las comunidades indígenas y coincide con la de la pascua cristiana.

Los elementos principales para el festejo del Pawkar Raymi son el agua y las flores.

Juan Carlos Lema, gestor cultural de Otavalo, dijo que esta festividad es una de las cuatro celebraciones andinas (Inti Raymi, Kulla Raymi y Cápac Raymi) que están marcadas por los solsticios y equinoccios.

El Pawkar Raymi coincide con el equinoccio de marzo -indicó Lema-. Es una celebración ancestral que concuerda con el retorno de familias indígenas que viven fuera de Ecuador.

“Regresan en esta temporada para unirse, pasar con su familia, casarse y tener hijos. Revitalizamos esta fiesta con nuestras familias”, comentó.
La actividad principal de la fiesta del Florecimiento es el ritual de la Tumarina, que fue celebrado el día de ayer en la comunidad de Peguche.

La Tumarina empieza cuando los niños y mujeres de la comunidad se dirigen a las vertientes de Otavalo -explicó-. Llevan consigo las flores de temporada, como la de chocho y maíz y las mezclan con el agua.

Luego visitan cada una de las casas de la comunidad y con las flores mojan las cabezas de las familias.

“Cuando les ponen el agua en las cabezas les dicen palabras de buen augurio como: “que tu vida florezca como estas flores”, afirmó el gestor otavaleño.

Por este motivo, durante esta temporada, en la ciudad de Otavalo se efectuarán varias actividades en honor a esta fiesta relacionadas con la música y la danza. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: