En Los Ríos hasta ayer se identificaron 143 viviendas afectadas y 87 totalmente destruidas

El sistema de energía fue restablecido en varias ciudades de Esmeraldas

El terremoto de 7,8 grados ocurrido al anochecer del sábado en el país causó el colapso entre el 70% y 80% de las edificaciones de la parroquia Chamanga, del cantón Muisne.
19 de abril de 2016 00:00

Ambato, Esmeraldas, Babahoyo.-

Los habitantes del sector de Muisne (Esmeraldas), uno de las más cercanos al epicentro del terremoto de 7,8 grados del sábado, esperaban ayer ayuda de 2 tipos. El primero tenía que ver con vituallas, alimentos y agua, que reparten desde el domingo, pero que aún faltaba en el área.

Por otro lado, los habitantes de Muisne aguardaban, con resignación y desesperación, ayuda de las autoridades para rescatar algo de sus pertenencias e iniciar la reconstrucción de sus viviendas.

Según información oficial, el sismo del fin de semana no causó víctimas mortales, pero sí heridos y cuantiosos daños materiales en la ‘provincia verde’.

El área más afectada fue Chamanga, donde los reportes establecen que entre el 70% y 80% de las edificaciones colapsaron a consecuencia del movimiento telúrico. Adicionalmente, la parroquia se encontraba aislada debido a un deslizamiento ocurrido en la vía de acceso y en el sector no se había restablecido la energía eléctrica. Esto último por los riesgos que implicaría la restitución del servicio de electricidad, ya que la mayoría de edificaciones afectadas en Muisne se encuentra en el agua.

No obstante, la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) informó que el servicio de energía se restableció un 99% en el resto de la ‘provincia verde’ y en el mismo porcentaje en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Entre tanto, de acuerdo con información de la Gobernación de Esmeraldas, en la cabecera cantonal (Muisne) 20 inmuebles colapsaron y el sismo provocó heridas a 3 personas.

Asimismo, 8 casas se vinieron abajo en Boca Sucio, 3 en Chura, mientras que en las zonas de Mompiche, San Gregorio y Bolívar hubo deslizamientos. Del mismo modo, aunque la pista del aeropuerto Carlos Concha Torres estaba habilitada, había problemas en la torre de control.

En cuanto a la vialidad esmeraldeña, el ECU-911 notificó que las carreteras principales se encontraban habilitadas al interior de la provincia.

No obstante, la circulación por la carretera Alóag-Santo Domingo se permitía de manera controlada. Este lunes, por ejemplo, desde las 06:00 se permitió que circularan los vehículos de socorro y los que transportaban ayuda humanitaria hacia las zonas afectadas por el movimiento telúrico.

En tanto, entre las 12:00 y 18:00 se habilitó la vía al tránsito en general. A partir de esa hora estaba previsto cerrar el paso por la carretera, una de las principales conexiones terrestres entre la Sierra y la Costa, por cuestiones de seguridad.

Situación en Los Ríos

Una noche de terror vivió el sábado Joel Sandoya junto con su esposa Mónica Monte y 2 nietos en la cooperativa Sol Brisa 2, de Babahoyo.

Su casa de caña, asentada sobre el lodo y agua, no soportó el movimiento telúrico y sus bases de madera se rompieron. “La casa se balanceaba y no sabíamos qué hacer. Nos arrodillamos y nos pusimos a orar. Mi vivienda es una de las más alejadas, los puentes son de caña guadúa y era también  peligroso salir”, recordó Sandoya.

Los 54 segundos que duró el terremoto fueron eternos para los residentes de las cooperativas Sol Brisa 1 y 2, Paraíso Sur y la ciudadela Virgilio Zúñiga. “Todo mundo gritaba, la gente se caía al agua, nunca en mi vida he pasado por esto”, mencionó Elena Navarro, quien hasta ayer temblaba cada vez que recordaba.

Tras el sismo, los pobladores de esas zonas salieron a las calles y durmieron en carpas facilitadas por la Gobernación de Los Ríos y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

La gobernadora Karla Chávez informó que, hasta el momento, hay 661 personas afectadas que reciben ayuda. “Se actuó inmediatamente. Evacuamos a las personas a albergues y en carpas que se instalaron cerca de la vía”.

Chávez indicó que 143 viviendas están afectadas y 87 totalmente destruidas, aunque la cifra podría aumentar.

La gobernadora acotó que se conformó una comisión con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) para evaluar el estado de las vías de la provincia y que no había mayores inconvenientes.

Jesús Narváez, director distrital del MIES, señaló que se abrieron 3 albergues: el del MIES en La Esperanza, en el colegio réplica Eugenio Espejo y en la Iglesia de los Santos de los Últimos Días. En el primer albergue hay 33 familias (134 personas), en el segundo 7 (38 personas) y en el último 11 (40 personas).

Según las autoridades, las viviendas afectadas se hallaban mayoritariamente en zonas de riesgo. (I)

Unas 700 familias de Babahoyo necesitan ayuda por los problemas en las edificaciones causados por el sismo del sábado. Foto: Alfredo Piedrahíta / El Telégrafo

DATOS

El sismo del pasado sábado causó la muerte de una persona en la provincia de Chimborazo. El hecho ocurrió en el sector Cajabamba.

En ese punto de la provincia serrana, una mujer adulta mayor, de 78 años, falleció en el momento del sismo por politraumatismos al caer una pared de su vivienda. La anciana ya fue sepultada.

Por otra parte, las autoridades informaron que las vías de acceso y salida desde el territorio chimboracense se encuentran habilitadas a la circulación vehicular y no presentan problemas.

------------------------------------------

No hay problemas en la Sierra norte

En Cotopaxi y Bolívar hay daños en las casas

En la provincia de Cotopaxi, en los cantones Sigchos, La Maná y Pangua se registran daños tras el sismo que ocurrió el pasado sábado.

En Pangua, el sacerdote Manolo Prado indicó que 27 viviendas tuvieron pequeñas afectaciones y 3 personas resultaron heridas pero se encuentran fuera de peligro.
Mientras que, en la comunidad San Vicente Puembo, ubicada a dos kilómetros de la vía principal en La Maná, se reportó la caída de una vivienda, lo que perjudicó a sus ocupantes.

En otros sectores del mismo cantón se contabilizaron al menos 5 viviendas afectadas tras el movimiento telúrico.

En la cabecera cantonal, el alcalde Patricio Sánchez informó que luego de un recorrido se constataron que la ciudad se encontraba intacta y también las  edificaciones. Mientras tanto, la provincia de Bolívar tenía problemas en una parte de su sistema vial.

La carretera Chimbo-El Torneado y la Chillanes-Bucay estaban cerradas a la circulación de automotores como medida de precaución. Estas eran, hasta ayer, los principales efectos registrados a consecuencia del sismo que ocurrió el pasado sábado, pero también por el invierno, en esa provincia serrana.

En las zonas de Carchi e Imbabura, los reportes no mostraban daños de consideración. (I)

Te recomendamos

Las más leídas