Programa ofrece 3 certificaciones para cooperativas

Este segmento tiene activos que superan a 19 bancos pequeños y medianos del país en cuanto a cartera bruta. Son las principales colocadoras de microcréditos del país.
02 de febrero de 2019 00:00

El impacto del sistema financiero popular y solidario en el tejido productivo del país motiva el desarrollo de procesos de fortalecimiento de las cooperativas de ahorro y crédito.

En ese sentido, la Corporación de Emprendimiento e Innovación Productiva Latinoamérica (Ceipla), en cooperación con la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria (SEPS) y el Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional (Secap), lleva adelante un plan de profesionalización y reactivación productiva de cooperativas.

Los organizadores esperan que participen 22 cooperativas, entre grandes y medianas. Hasta el 30 de enero, 17 estaban inscritas, y el proceso concluyó el viernes 1 de febrero.

Las capacitaciones se iniciarán luego de tres meses, cuando la información que proporcionen sea validada.

La principal de la SEPS, Margarita Hernández, explicó que este programa se enfoca en las cooperativas con mayores capacidades financieras. Luego se aplicará a  las instituciones más pequeñas en cuanto a activos, patrimonio, etc.

La Superintendenta puntualizó que el sistema financiero popular y solidario está estratificado. Así, las cooperativas más grandes poseen más de $ 80 millones de activos y las más pequeñas tienen menos de un millón de dólares.

Las entidades que aprueben el programa obtendrán certificaciones como entidad financiera con aporte social; aporte a las tecnologías de la comunicación e información; y una certificación de entidad con desarrollo productivo.

“Ya tenemos una estructura de cooperativas fortalecida, ahora buscamos una estructura especializada y con capacidades de contribuir a un tejido productivo”, explicó Marcelo Gutiérrez, presidente del Ceipla.

El funcionario destacó que la especialización de estas instituciones financieras que pasaron de tener $ 74 millones de utilidades en 2015 a $ 150 millones en 2018, las vuelve más atractivas a la cooperación internacional, tanto para capacitación, como para apoyo técnico o financiero. “El rato que fortalecemos las cooperativas estamos fortaleciendo a quienes consumen sus productos”, resaltó el funcionario.

En el país hay 604 cooperativas. Hernández manifestó que del total de crédito de consumo entregado, el 34% es de las cooperativas y el 66% de los bancos.

Pero en cuanto a microcrédito, que es el generador de empleo, el 69% lo colocaron las cooperativas y el 31% la banca privada.

El sistema financiero de la economía popular y solidaria ha registrado un considerable desarrollo en los últimos años. Por ejemplo, hace una década las cooperativas de ahorro y crédito no representaban ni el 5% del sistema, y ahora alcanzan el 26%, de acuerdo con la SEPS.

Entre 2017 y 2018 sus utilidades se incrementaron de $ 99 millones a $ 150 millones. En ese mismo periodo, los depósitos aumentaron de $ 7.545 millones a $ 8.738 millones, de los cuales el 33,5% corresponde a ahorros y el 66,5% a plazo fijo.

Los créditos para consumo prioritario son los de mayor colocación. El año anterior se destinaron $ 4.212 millones, seguido del microcrédito con $ 3.027 millones. Para vivienda se colocaron $ 687 millones.

Los representantes de la SEPS y de Ceipla aseguraron que este proceso de certificación y capacitación no es obligatorio para las entidades; es una garantía de mejora continua en sus servicios.

Cooperativas construyen mecanismos de fortalecimiento

Con recursos de cooperación técnica no reembolsables del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se lleva adelante el proyecto de gobernanza e inclusión financiera en las cooperativas.

A través de mesas de trabajo se establecerán los mecanismos y controles, externos e internos, con los cuales los cooperados definen y aseguran el alcance de los objetivos de su organización.

Se trata del proyecto de Gobernanza e Inclusión Financiera (GIF), una iniciativa regional que persigue la implementación de estándares y adopción de buenas prácticas de cooperativismo en América Latina y el Caribe.

Entre las cooperativas participantes en las mesas de diálogo que iniciaron están Cooprogreso, Educadores de Pastaza y Cooperación Centro. Este año se realizarán cinco mesas más. (I)

Contenido externo patrocinado