Fusión de empresas públicas petroleras tomará dos años

- 20 de septiembre de 2018 - 00:00
Carlos Pérez es ministro del recién creado Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables.
Foto: Vanessa Silva / EL TELÉGRAFO

Una firma especializada definirá cómo se llevará a cabo el proceso. Petroamazonas y Petroecuador suman más de 11.000 trabajadores, entre técnicos y administrativos.

Integrar en una sola institución a las empresas públicas Petroamazonas y Petroecuador implica un extenso proceso que terminaría en 2020.

Es parte del plan de optimización del aparato estatal, anunciado en abril, que comprende la fusión y eliminación de entidades.

El propósito es la simplificación de procesos y gestión integrada en los ámbitos técnico, operativo, financiero, administrativo, económico y legal para tener mayor capacidad de negociación, indicó Carlos Pérez, ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables.

La fusión se dividirá en tres fases que comprenden la presentación, desarrollo y ejecución del proyecto.

Para lograrlo se formó un comité interinstitucional con la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO), Secretaría General de la Presidencia de la República, Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables y equipos técnicos de las petroleras.

Las empresas públicas suman en conjunto una nómina total de 11.812 trabajadores, entre técnicos y personal administrativo. En Petroamazonas son 7.359 y en Petroecuador 4.453, según datos oficiales hasta agosto de 2018.

Si bien hasta el momento no hay estimaciones de cuántas personas serían removidas, Pérez aseguró que “no se prevé reducción” en los cargos técnicos, operativos y de campo porque cada empresa tiene tareas distintas.

En las áreas administrativas y funciones de soporte habría recortes para evitar duplicidad de funciones.

El funcionario explicó ayer estos y otros detalles al comparecer ante la Comisión de Derechos de los Trabajadores, en la Asamblea Nacional.

Informó que a inicios de septiembre hubo una reunión sobre el tema con la EMCO y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ahí se acordó contratar a una empresa asesora especializada en procesos de fusión.

Con el apoyo de la firma se definirá el procedimiento por seguir, ya sea que Petroecuador absorba a Petroamazonas o viceversa, o que se cree una nueva institución que cobije a ambas petroleras, dijo Pérez a EL TELÉGRAFO.

Por el momento las acciones están enfocadas a auditar la contabilidad y aspectos financieros de cada petrolera. El propósito es que tengan autonomía financiera.

Petroamazonas, empresa encargada la producción, tuvo una reducción presupuestaria de  41% en los últimos tres años,  pasando de $ 4.735 millones en 2014 a $ 2.699  millones en 2018.

El ahorro anual en 2017 y 2018 supera los $ 2.000 millones, con una afectación de  2% de la producción de crudo, la cual hasta el 18 de septiembre alcanzó los 401.553 barriles de petróleo al día.

Petroecuador, que se dedica a la comercialización, reportó que entre enero y agosto del año en curso la ejecución de inversiones fue de $ 31,9 millones; mientras que la ejecución presupuestaria de costos y gastos ascendió a $ 508,9 millones, equivalente al 10,9% menos que al mismo período de 2017.

Por recomendación de la mesa legislativa, a la comisión interinstitucional que lleva adelante la fusión se integrarán representantes de los comités de empresa de las estatales. La idea es que los trabajadores tengan conocimiento y participen de las decisiones. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: