Las importaciones subieron el 22,4% entre 2016 y 2017

- 14 de marzo de 2018 - 00:00
La balanza comercial muestra que en 2017 las importaciones sumaron $ 3482,6 millones más que en 2016.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

En ese período, el país demandó más productos al exterior que aquellos que exportó en ese lapso. Aún así, empresarios sugieren que no se impongan restricciones al comercio.

La postergación del plan de manejo económico del Gobierno deja a la expectativa temas fundamentales para el desarrollo de la industria nacional, que ahora se enfrenta al incremento de las importaciones en el orden del 22,4% durante 2017, frente a 2016.

Con la eliminación de las salvaguardias, en junio del año pasado, se esperaba el repunte de las importaciones, en especial las de bienes de consumo. La medida tuvo efecto desde marzo de 2015 e imponía sobretasas a más de 2.900 subpartidas, lo cual redujo la compra de productos extranjeros.

La Balanza Comercial del país muestra que entre enero y diciembre del año pasado las importaciones sumaron $ 3.482,6 millones más que en 2016.

Los bienes de consumo representaron el 31,2% de las importaciones; las materias primas y bienes de capital alcanzaron el 18% y el 18,8%, respectivamente.

Al observar las exportaciones las cifras del Banco Central del Ecuador revelan que la variación es positiva (13,8%), pero aún es inferior. Esto significa que los ecuatorianos demandaron más productos del exterior, mientras que la exportación no evolucionó en igual ritmo.  

El frente económico, que hasta el 6 de marzo fue liderado por Carlos de la Torre, exministro de Finanzas, tenía entre sus planes elevar a los niveles máximos las tarifas de 375 partidas arancelarias, como medida para controlar las importaciones y equilibrar la Balanza Comercial. La actual titular de esta cartera de Estado, María Elsa Viteri, todavía no se ha pronunciado al respecto.  

Los sectores productivos tienen criterios divididos sobre la posibilidad de que el Gobierno termine adoptando la restricción y sus efectos.

Lilia Villavicencio, presidenta de la Cámara Nacional del Calzado (Caltu), está a favor, pues, señaló, las salvaguardias permitieron que la producción de este sector creciera.

Ahora, en los dos primeros meses del año la comercialización disminuyó alrededor del 15% en comparación de enero y febrero de 2017, según la Caltu.

Por eso Villavicencio apoya la restricción aplicada para incentivar la industria, pero, aclaró, se requieren de otra serie de políticas en temas laborales, comercio exterior y costos de producción.

Andrés Robalino, presidente de la Cámara de Industrias de Cuenca, considera que la solución no está en poner freno a las importaciones, sino en robustecer la producción local haciéndola más competitiva.

“Que se importen menos materias primas y bienes de capital significa que la industria todavía no ha logrado reactivarse, situación que no se revertirá si el plan económico no atiende aspectos tributarios, aranceles (tasa de control aduanero), estabilidad jurídica y apertura de mercados”.

A criterio de Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura Zona I, la confianza en la producción aún no se recupera.

Espera que Viteri descarte cualquier medida que aumente los aranceles y resuelva la reducción gradual del Impuesto a la Salida de Divisas, así como el anticipo del Impuesto a la Renta.

Christian Córdova, gerente general de DHL Global Forwarding en Ecuador, analizó que si bien técnicamente imponer más aranceles puede equilibrar la Balanza Comercial y mantener los dólares en la economía, su aplicación puede generar efectos colaterales en sectores productivos que dependen de las importaciones para elaborar sus bienes. Anotó que el reto no está solo en producir más, sino en diversificar. (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: