Funcionarios de BNF son investigados por estafa

02 de julio de 2011 - 00:00

Hasta la fecha son 300 personas estafadas por una red de tramitadores que se encargaban de obtener créditos del Banco Nacional de Fomento (BNF) a nombre de los afectados. En su mayoría son de las ciudades de Muisne (Esmeraldas) y Machachi (Pichincha).

El monto de la afectación y el número total de víctimas aún  se desconocen y se espera que hasta la próxima semana se reporten más casos, sin embargo, se reconoció que  los créditos irregulares van desde los 3 mil hasta 10 mil dólares, sin descartar casos de fraude que alcancen los 100 mil dólares.

Las  denuncias  comenzaron  a llegar hace tres meses, lo que inició  las  investigaciones  que determinaron la existencia de una red de tramitadores y la  participación de  funcionarios del banco en la tramitación de los créditos. Entre los involucrados están  el jefe de cartera de Muisne (con 14 años de carrera en el banco), Marco Vinicio Torres Jiménez  y Eduardo Enrique Paredes Briones, ex jefe de crédito y ex gerente encargado de la entidad en Muisne.

Tras conocer las denuncias,  el BNF y la Secretaría Nacional de Transparencia suscribieron un convenio de cooperación institucional  para optimizar el servicio de atención al cliente y la prevención de la corrupción en todo el país, informó Joaquín Avilés Zúñiga, gerente general del banco.

Edwin Jarrín, secretario nacional de Transparencia, agregó que todas las personas que se sientan perjudicadas por la red de estafadores pueden acercarse a las oficinas o reportar a través de llamadas telefónicas a la entidad financiera o a  la Secretaría sobre los perjuicios realizados por la red de estafadores.

En las investigaciones se determinó que el modo de operar de las redes de tramitadores  era acudir como  promotores para ofrecer créditos  a campesinos, agricultores y pescadores, quienes entregaban la información sobre  préstamos que nunca llegaban a sus manos.

Pruebas para acusación

Las indagaciones sobre las estafas comenzaron hace tres meses con el objetivo de  determinar las responsabilidades por el mal uso de los recursos del Estado, en torno a la concesión de créditos. Los primeros resultados de las indagaciones determinaron  indicios de irregularidades  en Muisne y Machachi, lugares en los cuales se detuvo a los presuntos responsables, tras un operativo realizado por los grupos de élite de la Policía Nacional.

Zúñiga informó que las investigaciones en Machachi y Muisne  continúan y serán las autoridades judiciales las que determinen las responsabilidades y  el grado de culpabilidad de los implicados. Además, informó que todas las sucursales son auditadas, pero seguirán con el servicio y no se suspenderá la entrega de los recursos.

Jarrín reiteró que la ciudadanía también debe contribuir en los procesos de lucha contra la corrupción; asimismo, recordó que los trámites únicamente se realizan a través de las ventanillas u oficinas del banco y jamás se delegan promotores que acudan a los hogares a ofrecer créditos.

Investigación fiscal

Tras contar con las pruebas,  el proceso se  reportó a la  Fiscalía, sin embargo, aún no se cuenta con  la cifra total de afectados y el monto de dinero que nunca llegó a los beneficiarios.

Solo  en Muisne, ayer se tomaron testimonios de 200 personas, pero la cifra a la que asciende el perjuicio se  conocerá con exactitud cuando se tengan los resultados de la auditoría interna  que se realiza en el banco.

Los empleados que fueron separados de  sus funciones en Muisne y Machachi están en prisión preventiva. La instrucción fiscal investiga el presunto delito de falsificación de documento público y desnaturalización de datos.

Respecto al pago de los créditos entregados  por el BNF , Avilés aclaró que  la institución no perjudicó a los ciudadanos y serán los responsables quienes deban cancelar los montos entregados como préstamos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: