Los industriales están comprometidos con el cambio de matriz productiva

Farmacéuticas aumentan exportaciones el 145%

- 19 de noviembre de 2015 - 00:00
La empresa Acromax realizó una inversión que bordea los $ 25 millones desde 2009. Foto: José Morán / El Telégrafo

Los industriales están comprometidos con el cambio de matriz productiva

El sector farmacéutico ecuatoriano quiere volar lejos. En el período de enero a agosto de este año, la industria incrementó sus exportaciones en el 145% comparado con los primeros 8 meses de 2014.

El monto de exportación pasó de $ 18 millones a más de $ 46 millones, de acuerdo con las cifras de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor).  

Miguel Palacios, director de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador (ALFE), dijo que si bien en valores económicos esta cantidad no es representativa, comparada con otros productos de exportación del país, es un “logro que demuestra que la industria está comprometida con el cambio de matriz productiva y con disminuir el déficit en la balanza comercial”.

Un grupo de empresas exporta principalmente antibióticos, analgésicos y vitaminas, a países de Latinoamérica, incluyendo los vecinos Colombia y Perú.

Con una inversión que bordea los $ 25 millones desde 2009, Acromax es una de las empresas que ha tenido una política sostenida de exportaciones. Sus ventas al exterior están entre los $ 10 y $ 15 millones anuales, señaló su gerente general Martín Cereijo. “La industria farmacéutica, como parte de los sectores priorizados del Gobierno, junto a la siderúrgica por ejemplo, viene sintonizándose con esa visión del Gobierno de incrementar las exportaciones”.

Ahora, dentro del segmento farmacéutico hay otros espacios que la industria ha identificado por su potencial exportador. Francisco Cordero, gerente de laboratorios Rocnarf, se refirió puntualmente a las preparaciones con extractos naturales para uso nutricional, estético y de bienestar en general, pues son principios activos que se encuentran de manera endémica en Ecuador y que tienen demanda en otros países.

Actualmente, añadió Cordero, este laboratorio exporta, a través de una empresa europea, algunos compuestos con soya, miel y ortiga, por montos pequeños todavía que no superan los $ 300 mil anuales, pero que los ha llevado a invertir unos $ 400 mil para mejorar los procesos de manufactura.

La internacionalización no es un tema sencillo para las farmacéuticas locales. Incluso, el buen desempeño de este año en materia de exportación no los satisface, pues -aseguraron- su participación en el mercado interno, tanto privado como público, tiene mejoras pendientes.

Martín Cereijo recordó que los laboratorios captan únicamente el 20% de las compras nacionales, el nivel más bajo en Latinoamérica en donde el promedio es del 35%.

¿Qué ha pasado?

El vocero de Acromax apuntó a la gran cantidad de laboratorios -quizás más de 150- que compiten en el territorio ecuatoriano. “El mercado está muy atomizado, pero a la vez concentrado en las compañías extranjeras”.

Miguel Palacios aseguró que en el país no existe suficiente protección para la industria local y que se permite el ingreso de productos extranjeros sin mayor restricción.

De acuerdo con la ALFE, la venta al mercado interno de medicamentos nacionales alcanzó en 2013 unos $ 31 millones, incluidos antibióticos, vitaminas y antiinflamatorios. En contraste, los extranjeros sumaron más de $ 179 millones, y las cosas no han sufrido mayor variación.

De momento, al gremio continúa preocupándole las condiciones bajo las cuales participará en la subasta inversa de medicamentos para la red de salud pública que está en proceso. Una de las principales dudas se centra en la preferencia establecida por el Ministerio de Industrias (Mipro), para la industria local, que es el del 17%.

La última subasta de medicamentos totalizó $ 450 millones, de los cuales los laboratorios nacionales participaron con cerca de $ 150 millones, equivalente al 33% del mercado público o institucional.

Eduardo Egas, ministro del ramo, explicó a este diario que, en precios, ese es el margen máximo que se le puede dar a los laboratorios nacionales frente a los extranjeros. “No podemos ser muy proteccionistas”, dijo, ya que iría en desmedro de su competitividad.

Egas sugirió que el incremento de las exportaciones no hace más que demostrar que la industria está en buen estado.

Para 2013 la venta en el mercado interno de medicamentos nacionales alcanzó unos $ 31 millones. Aquí se incluyen antibióticos, vitaminas y antiinflamatorios.

La perspectiva de sustitución de importaciones del sector, en una propuesta hecha al Gobierno el año pasado, es de $ 141 millones en tres grupos terapéuticos. El 15% del mercado privado.

La inversión de la industria nacional, hasta 2014, fue de unos $ 90 millones, según la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador.

En julio de este año, FarmaEnlace notificó el interés de invertir $ 16 millones en la construcción y operación de una planta de producción farmacéutica en Machachi (Pichincha), la misma que contará con tecnología alemana. También realizarán la apertura de un nuevo centro de distribución de medicamentos genéricos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: