La cifra de la contracción fue calculada tomando como referencia los precios existentes en 2007

El PIB ecuatoriano registró una reducción de -1,9% en el primer trimestre de 2016

La leve recuperación del precio internacional del petróleo contrarrestó la contracción desde marzo. La minería, agricultura y pesca contribuyeron también a mantener los niveles de producción.
16 de julio de 2016 00:00

Esta semana el Banco Central del Ecuador (BCE) publicó los resultados de las cuentas nacionales correspondientes al primer trimestre de 2016. Entre ellos se encuentran las cifras del producto interno bruto (PIB) y de la oferta-utilización de bienes y servicios.

El PIB tuvo la variación negativa más importante desde 2007  

La información del BCE incluye series de datos que permiten apreciar el desempeño de la economía ecuatoriana en el largo plazo. En los últimos 10 años, por ejemplo, se pueden discriminar dos grandes momentos en la evolución de las actividades económicas del país.

Entre enero de 2007 y junio de 2009, el PIB experimentó tasas trimestrales de crecimiento anual que fueron superiores al 1,6% y que llegaron al 4,0% como promedio para ese período (ver infografía).

A partir de julio de 2009, sin embargo, se hizo sentir el efecto de la caída del precio internacional del petróleo. En ese mes, el barril de crudo WTI se cotizó a un precio 48% menor al valor registrado un año atrás. Cual consecuencia inmediata de esto, desde julio hasta diciembre de 2009, el PIB tuvo una contracción en términos reales. No obstante, esta fase recesiva duró apenas unos cuantos meses.

En enero de 2010, el PIB volvió a crecer y se mantuvo con tasas positivas durante 21 trimestres consecutivos. En este nuevo lapso, la mayor tasa de crecimiento anual (8,8%) se registró entre abril y junio de 2011. A partir del segundo semestre de 2011, empero, se configuró una tendencia a la desaceleración productiva.

Este prolongado período de crecimiento económico culminó a fines de junio de 2015, en momentos en los cuales el PIB logró mantener todavía una tasa baja, pero positiva, de expansión trimestral anual (0,2%). A comienzos del segundo semestre de 2015, y por segunda ocasión en menos de 10 años, el precio internacional de los bienes básicos afectó los resultados macroeconómicos ecuatorianos. Inmediatamente después de que el precio internacional del barril de crudo WTI llegó a $ 110 en abril de 2011, se estructuró y se mantuvo una tendencia a la baja que duró 5 años consecutivos y que llegó a su nivel más bajo ($ 30) en febrero de 2016.

En este contexto, entre el último trimestre de 2015 y el primer trimestre de 2016, el PIB experimentó una reducción de 1,9% en ‘términos constantes’, es decir, tomando como referencia los precios existentes en 2007. En cambio, si se toma como referencia el primer trimestre de 2015, la tasa de crecimiento del PIB disminuyó a -3% en el primer trimestre de 2016. Con cualquiera de las dos medidas, la contracción del producto interno bruto ecuatoriano es la mayor experimentada desde 2007.

De ahí que durante el primer trimestre de 2016, la tasa de crecimiento anual disminuyó también en los valores constantes de las exportaciones (-2,7%), la demanda interna (-5,4%) y el consumo gubernamental (-3,2%).

Las actividades de enseñanza y salud sintieron la contracción

En el primer trimestre de 2016, la variación de -1,9% del PIB sintetiza dos tendencias opuestas del desempeño de las actividades domésticas.

Por un lado, con respecto al último trimestre de 2015, las mayores contracciones (medidas en puntos porcentuales) sucedieron en enseñanza y salud (-0,53); administración pública (-0,26); construcción (-0,25); comercio (-0,22); actividades profesionales y técnicas (-0,20); correo y comunicaciones (-0,16); manufacturas no petroleras (-0,11); servicios de alojamiento y comida (-0,10); transporte (-0,08); acuicultura y camarón (-0,05); y servicios inmobiliarios y de entretenimiento (-0,04).

Por otro lado, las actividades cuya expansión impidió una mayor caída del PIB ecuatoriano fueron: petróleo y minas (0.14); refinación de petróleo (0.04); pesca (0.03); agricultura (0,03); y servicios de electricidad y agua (0,01).(I)

---------------------

El desempleo en ecuador alcanzó el 5,3% en junio

Organismos advirtieron más desempleo debido al deterioro económico regional

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicó ayer las cifras de desempleo del país, correspondientes a junio. En el sexto mes del año se registró una tasa de 5,3% a escala nacional, según los últimos datos de la  Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (Enemdu).

La tasa de junio se “mantiene estadísticamente estable”, observó el INEC, a través de un comunicado oficial, donde señala que la tasa global de participación laboral se ubicó en 67,8%, cifra que refleja que existen más personas ingresando al mercado de trabajo.   

Las cifras se desprenden de la encuesta realizada a una muestra compuesta por 16.044 viviendas repartidas en 332 centros poblados urbanos y rurales.

Si bien el estudio indica un incremento del desempleo de 0,8% en relación a junio del año pasado, la tasa actual es inferior al último de registro de marzo de 2016 cuando el desempleo alcanzó el 5,7%.

La evolución del empleo nacional, que incluye a asalariados y trabajadores independientes, también se ha visto afectada en los últimos doce meses. En ese tiempo, según la Enemdu, la tasa de empleo adecuado o pleno descendió en 4,9%, el subempleo subió en 3,1%, el empleo no pleno bajó en 0,2%, y el no remunerado escaló en 1,3%.  

En mayo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtieron que el desempleo en América Latina y el Caribe aumentaría en 2016 por el “deterioro económico regional”. Ambos organismos señalaron entonces que la evolución de los mercados laborales será en general negativa.

Las razones de aquello estarían relacionadas con un contexto macroeconómico y de crecimiento más trastocado que en 2015 y, también, con el debilitamiento de algunos indicadores de empleo.

El informe de ambos organismos describe un bajo dinamismo en la generación de empleo que volverá a golpear las cifras, con un incremento estimado para este año de más de medio punto (0,5%) respecto de 2015, para llegar a un 7% de la fuerza laboral en América Latina.

La realidad de Ecuador se agravó por las cuantiosas pérdidas que dejó el terremoto del pasado 16 de abril.

Sin embargo, previo a ese lamentable suceso, el Gobierno Nacional aprobó el Seguro de Desempleo como una alternativa para quienes perdieron su trabajo. Hasta el 29 de junio se contabilizaban 8.500 solicitudes. (I)

Te recomendamos

Las más leídas