El bce emplea una metodología con validez internacional

El Banco Central monitorea a las 1.000 empresas más grandes del país hace 11 años

- 22 de agosto de 2016 - 00:00

Cuatro sectores son analizados mediante un cuestionario que los agentes económicos responden cada mes. Los datos de campo son recopilados por una entidad independiente.

La semana pasada, el Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE) señaló que los niveles de producción y ventas de las empresas disminuyeron notoriamente en el último trimestre. Para apreciar el desempeño de las empresas, sin embargo, el Estado ecuatoriano estandarizó y validó herramientas analíticas que ofrecen una representación significativa de la evolución de las diversas actividades sectoriales.

El peso de las empresas en su sector es importante

Hace 11 años, el Banco Central del Ecuador (BCE) publica mensualmente un estudio sobre el Índice de Confianza Empresarial (ICE), una medida que permite comparar intertemporalmente la situación de las compañías ubicadas en los sectores de servicios, construcción, industrias y comercio.

Para elaborar el estudio se levanta una encuesta de opinión que, además de ser respondida por los empresarios, es implementada siguiendo la misma metodología desde 2007.

Según los protocolos del BCE, la construcción del Indicador de Confianza requiere levantar información de campo en las 1.000 empresas más grandes del país. Los componentes de la muestra son detectados utilizando el formulario 101 del SRI, un instrumento que permite ubicar el tamaño de una empresa a partir de su contribución relativa a las ventas totales registradas en su sector económico (ver infografía).

Utilizando este criterio para ponderar el peso de las unidades económicas que serán encuestadas, el Banco Central calcula el ICE registrando y procesando las variaciones de producción, ventas, inventarios y expectativas de las 350 empresas industriales con más ventas, las 250 compañías comerciales con más ventas, las 150 empresas constructoras con mayores ventas; y las 250 empresas de servicios con más ventas.

“Lo que importa no es solo el número de empresas sino su representatividad en ventas. La información publicada por el BCE está basada en una muestra de empresas escogidas según esa ponderación”, explicó Verónica Artola, subgerenta de Programación y Regulación Monetaria y Financiera del BCE, quien agregó que la institución no levanta directamente la información de campo.

“No tenemos el número de funcionarios que se requeriría para hacer 1.000 encuestas todos los meses. La información primaria es proporcionada por una empresa independiente que se encarga de hacer las encuestas”.

La funcionaria indicó que los estudios mensuales basados en el ICE tienen como principales fortalezas  la comparabilidad y la capacidad para captar los aspectos objetivos y subjetivos de la actividad empresarial ecuatoriana.

“En la encuesta mensual la información cuantitativa pesa el 66% y las expectativas el 34%. Esta ponderación significa que el BCE no solo estudia los aspectos subjetivos relacionados, por ejemplo, con creencias. Además de indagar lo que el empresario prevé que sucederá en el mes siguiente, se investiga cuál fue efectivamente la situación de su empresa en el mes anterior”.

Las expectativas de ventas mejorarían en el tercer trimestre

A diferencia de lo que expresó el CEE, el último estudio del BCE indica que las expectativas del empresariado son positivas para el inicio del tercer trimestre del año.  

“Los empresarios esperan que las ventas crezcan el 3,6% en el sector comercial, una variación del volumen de construcción del 4% y un aumento de las ventas del 3,2% en el sector servicios. Estos cambios están relacionados con el cambio de fase del ciclo económico”, indicó la subgerenta de Programación.

Al preguntarle sobre cuáles serían los aspectos débiles de la encuesta elaborada por el comité empresarial, Artola señaló que aquella presenta múltiples deficiencias metodológicas y técnicas.

“Se encuestaron 85 empresas cuyo tamaño y peso dentro de la economía no se especifican. No se puede juzgar la representatividad de los resultados. No existe especificación técnica sobre cómo se obtuvo la muestra”, dijo.

Por otra parte, ante las insinuaciones efectuadas por sectores políticos con respecto que el Banco Central oculta o distorsiona información, Artola fue categórica.

“De manera tajante, no. El Banco Central es una institución que cumple con todos los estándares internacionales de calidad relacionados con la obtención, procesamiento y presentación de información. Si bien hemos tenido algunos retrasos en la presentación de la información de las cuentas nacionales trimestrales y anuales, el retraso fue informado en su momento por el gerente general. Ese retraso estuvo relacionado con el hecho de que, a consecuencia del terremoto de abril, muchos de los técnicos tuvieron que cambiar de tareas y dedicarse a obtener y procesar la información necesaria para la reconstrucción de las zonas afectadas”, indicó la funcionaria. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: