El país se alista para vender energía en 2023

- 14 de junio de 2019 - 00:00
La Subestación Esclusas recibe la energía que viene desde Napo a través de 900 kilómetros que cruzan 12 provincias del país y 6 subestaciones.
Foto: Cortesía Presidencia

El sistema de transmisión de 500 kilovoltios se completó con la activación de la subestación Las Esclusas, último tramo para garantizar electricidad.

Ecuador se prepara para transportar energía a la región en el año 2023. Este jueves 13 de junio, el presidente Lenín Moreno entregó oficialmente el último tramo del sistema de transmisión de 500.000 voltios: el trayecto de seis kilómetros denominado El Inga - Tisaleo, que finaliza en la subestación Las Esclusas, ubicada en el sur de Guayaquil.

Actualmente abastece de electricidad a las provincias de Guayas y Santa Elena, que corresponden al 30% de la demanda nacional.
El objetivo de la subestación es procesar los 500 kilovoltios de energía proveniente de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair y transformarlos a 230.000 voltios para electrificación.

El monto de inversión de la obra es de $ 133 millones y beneficiará a más de 4 millones de ciudadanos. La entrega de este proyecto estaba paralizada desde mayo de 2016 por la falta de acuerdos con los habitantes de las comunidades de Cotopaxi.

En enero de 2019, esos inconvenientes fueron superados tras diálogos entre los habitantes y los integrantes de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec EP), en los que se demostró que la obra “no afectaba el desarrollo de sus actividades agrícolas ni ganaderas”, dijo Moreno.

El Presidente de la República se encargó de activar la subestación en un acto simbólico para el ingreso de la energía limpia para las provincias. “Este es el nuevo resurgir para nuevos emprendimientos que necesitan energía limpia y barata; así avanzamos al desarrollo de toda la patria”, enfatizó el Jefe de Estado.

Uno de los sectores beneficiados es el cantón Durán, donde existe gran actividad industrial y también presencia residencial.
Solo esa ciudad recibirá 230 kilovoltios, según el ministro de Energía y Recursos Naturales No Renovables, Carlos Pérez. “Todo esto nos permitirá atraer nuevas inversiones al país”, enfatizó el titular de la cartera de Estado.

Al evento asistió Caterina Costa, presidenta de la Cámara de Industrias de Guayaquil. La dirigente gremial expresó su beneplácito ante este “histórico proyecto, que busca corregir las falencias con las cuales seguimos luchando”.

En la cita aprovechó para pedir una rebaja en los costos de energía y recolección de basura para las empresas e industrias. Dijo que de esa forma la producción nacional del país sentirá un mayor apoyo.

La obra, según las autoridades, aumentará la confiabilidad y seguridad del sector eléctrico en el país. Así lo detalló Raúl Canelos, gerente de Transelectric, quien especificó que es una “columna vertebral” que cumple estándares internacionales por su altísima eficiencia y por su gran capacidad de transportar energía.

“Cada vez que uno logra tener 100 megavatios de energía limpia, son 124 kilotoneladas menos de CO2 a la atmósfera; incluso es una ventaja enorme que se le da a la región”, expresó Canelos.

El sistema tiene 900 kilómetros de líneas de transmisión de energía, divididos en 600 kilómetros de 500 kilovoltios y 300 kilómetros de 230 kilovoltios. Además, tiene cuatro subestaciones a 500.000 voltios que son San Rafael, El Inga, Tisaleo y Chorrillos; y dos subestaciones de 230.000 voltios que son Jivino y Shushufindi.

Este sistema de transmisión es una antesala para lo planificado en noviembre dentro de cuatro años, cuando se espera contar con una interconexión regional en la que se incluirá a Colombia, Perú, Bolivia y Chile. Dentro de lo planificado se aspira a que Ecuador exporte al menos 500 megavatios de energía a Perú.

Para ello se trabajará en incrementar la confiabilidad y seguridad del sistema Nacional de Transmisión (SNT), mejorando las condiciones de suministro de energía eléctrica. (I)

Electricidad  
Transmisión de energía  
Las Hidroeléctricas Coca Codo Sinclair y Sopladora cuentan con un sistema de transmisión de energía de 900 km que atraviesan 12 provincias desde Napo hasta Guayas. Cuentan con 1.851 torres de acero y 6 subestaciones para la transformación.   

30 por ciento de la demanda de energía en el país es consumida por Guayas y Santa Elena.    

$ 677 millones invertidos   
La construcción de este  proyecto ha generado aproximadamente 5.000 empleos directos en varias provincias. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: