Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 9171

Los créditos y depósitos bajan levemente por la emergencia

- 12 de mayo de 2020 - 00:00

La paralización de actividades incide directamente en el comportamiento de la banca, aunque esta refleja estabilidad. Las instituciones trajeron $ 1.100 millones para amortiguar los impactos.

En el segundo mes de la crisis sanitaria en el país la banca privada continúa con indicadores que muestran estabilidad y solvencia, aunque con esperadas reducciones, entre marzo y abril, en depósitos y créditos.  

Con ello, Julio José Prado, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca), desmiente algunos rumores sobre una salida masiva de depósitos o fuga de capitales al extranjero. 

Entre marzo y abril de 2020 los depósitos bancarios se reducen en cerca de $ 100 millones, una variación del 0,3%. Esto es menor a la baja de $ 700 millones (2,2%) registrada en marzo. “La gente no ha sacado sus depósitos de forma masiva sino que la reducción responde a la lógica de la emergencia”, asegura Prado. Acota que anualmente los depósitos se incrementan en un 5%, pasando de $ 29.535 millones en abril de 2019 a $ 31.175 millones en abril de 2020.

La misma variación anual ocurrió en la cartera de crédito, que pasa de $ 27.860 millones a $ 29.368 millones; mientras que entre marzo y abril de 2020, las colocaciones bajan un 2,3%.  

Según el reporte trimestral de Oferta y Demanda de Crédito del Banco Central del Ecuador, entre enero y marzo de 2020, en donde ya incide la paralización de actividades económicas a causa del covid-19, hubo una contracción de ambos aspectos. Los bancos y mutualistas fueron más restrictivos por el deterioro en el entorno económico y el aumento del riesgo percibido en sus clientes. Así, entre el cuarto trimestre de 2019 y el primero de 2020 la oferta de créditos productivos, vivienda y microcrédito bajó un 21%, 13% y 11%, respectivamente. El crédito de consumo no tuvo variación.

Pero en el mismo periodo, la demanda baja aún más: microcrédito baja un 37%, seguido por el productivo (-36%), consumo (-35%) y vivienda (-20%).      

Prado explicó que antes de la pandemia existían líneas crediticias preasignadas, en muchos casos con fondos extranjeros, que se han detenido por la situación económica del país. “Estas se reactivarán cuando lleguen los préstamos internacionales (anunciados por el Gobierno)”.

Además, destacó que en abril los bancos trajeron fondos por $ 1.100 millones para fortalecer los depósitos y la liquidez de los clientes. Esto  prevendrá una caída fuerte de los depósitos en mayo. 

Finalmente, el directivo de la Asobanca negó que exista fuga de capitales, pues los datos indican que los giros netos del sector privado en abril registran un saldo positivo de $ 1.079 millones debido a la contracción del comercio exterior. Lo mismo sucedió en las crisis de 2015 y 2016. (I)

Los bancos no contemplaron reacción masiva de clientes
El informe Latinia Intelligentia 2020 analiza el comportamiento de la banca a nivel internacional frente a la emergencia sanitaria. Oriol Ros, director de Desarrollo Corporativo de la firma, califica como positiva  la respuesta del sector bancario en cuanto al uso de canales digitales y diferimiento de créditos. Sin embargo “no calcularon la congestión que se podría dar en los call centers”. Eso causó varias quejas que poco a poco han ido disminuyendo.

El estudio plantea el desafío de democratizar los medios de pago digitales y la inclusión de los adultos mayores en las estrategias de bancarización. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP