75 mil cocinas de inducción chinas están abandonadas en bodegas del Estado

- 18 de enero de 2019 - 00:00
Las cocinas importadas fueron promocionadas por las empresas eléctricas y por comercializadoras privadas.
Foto: Archivo / El Telégrafo

Los electrodomésticos están en Guayaquil. El Ministerio de Energía los ofreció a la cartera de Vivienda para que los use en programas habitacionales, pero esa entidad no los necesita. El subsidio eléctrico a usuarios sigue por un año.

Para reemplazar 3,5 millones de cocinas a gas por las de inducción, entre 2014 y 2018, el anterior Gobierno importó desde China 145.490 electrodomésticos para comercializarlos en el país, pero solo se despachó la mitad.

Más de 70.000 cocinas chinas permanecen almacenadas en bodegas de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), en Guayaquil, sin que hasta el momento se defina cuál será su destino.

El viceministro de Electricidad y Energía Renovable, Mauro Intriago, dijo a EL TELÉGRAFO que los aparatos fueron puestos a disposición del Ministerio de Vivienda para que los incorpore en planes habitacionales, pero esa Cartera de Estado “no los requiere” en este momento ni tampoco desea todo el lote.

El Gobierno anterior tenía previsto importar un millón de cocinas de inducción, para lo cual consiguió un crédito con el Exim Bank de China por $ 250 millones.

El primer lote de 130.000 equipos, de las marcas Haier y Midea, se empezaron a vender en el país en diciembre de 2015 a un valor de $ 200 por la cocina encimera y $ 300 para las que tienen horno.

El Gobierno ofreció a los usuarios un crédito por hasta 36 meses que se cobraría a través de las planillas de luz.

El Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables indicó que el monto de adquisición de las 145.490 cocinas fue de $23’640.976; el último cargamento llegó a Ecuador en 2016. Los aparatos que están almacenados son de la marca Haier.

Sobre el crédito con China, la entidad respondió que el Gobierno “no se endeudó; los proveedores fueron cancelados por la CNEL”.

La Asociación de Línea Blanca del Ecuador manifestó, en reiteradas ocasiones, que la importación de cocinas perjudicó a los fabricantes nacionales, que invirtieron fuertes cantidades de dinero en maquinaria y tecnología, pues inicialmente el Programa de Cocción Eficiente (PCE) tenía la intención de potenciar a la industria local.

El PCE empezó oficialmente en 2014 con la idea de disminuir el subsidio al gas de uso doméstico conforme se masifique el empleo de cocinas de inducción.

Hasta el 31 de diciembre de 2018 se registró un total de 788.208 cocinas vendidas a nivel nacional, de las cuales 597.896 tienen financiamiento estatal.

En esa fecha venció el  incentivo tarifario para los usuarios de esos aparatos, quienes tenían una tarifa cero por el consumo de hasta 80 kilovatios al mes.

Pero en días recientes, el Ministerio de Energía decidió mantener el subsidio durante 2019. “Es una buena noticia para el consumidor”, manifestó Intriago e indicó que el 16 de enero, firmó el Acuerdo Ministerial correspondiente.

La subvención equivale a unos $ 36 millones anuales. A juicio de Intriago, las metas iniciales del Programa de Cocción Eficiente fueron exageradas y su aplicación no fue la correcta. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: