Morante pasó sin dificultad todos los chequeos médicos

08 de noviembre de 2012 00:00

Una camisa a rayas color plomo, gafas negras y un jean del mismo color fueron parte del look con el que el defensa ecuatoriano Eduardo Morante asistió ayer a los chequeos médicos en la clínica Toa.

Rayos X, resonancias y exámenes de sangre fueron parte de los chequeos médicos a los que se sometió el jugador,  primer refuerzo de Liga de Quito para el próximo año.

“Todo salió sin novedad y solo esperamos arreglar pequeños detalles para incorporarnos al club lo antes posible, quizás antes de fin de año”, refirió el futbolista de 25 años que actuó en la “U” de Chile.

Los exhaustivos exámenes clínicos que le practicó el doctor Juan Barriga duraron, aproximadamente, 90 minutos. El galeno fue el encargado de comunicar que los resultados fueron favorables. “No hay ningún problema. Está en muy buenas condiciones”, afirmó Barriga. 

La pierna izquierda, en la que sufrió el desgarro muscular del recto anterior y que le impidió actuar con regularidad en el fútbol chileno, fue examinada minuciosamente. Durante todo el chequeo estuvo acompañado por su representante, el argentino Alejandro Kenig.

En la tarde el futbolista debía  firmar oficialmente su contrato que lo ligará al elenco de la Universidad Central, a préstamo, por un año con opción de compra. “Eduardo tuvo muchas alternativas, pero la mejor era esta, sobre todo porque él quería jugar y aquí lo hará”, señaló el empresario.

Contenido externo patrocinado