Los campeones de Rioverde vienen “levantando polvo”

20 de diciembre de 2012 00:00

Pudo ser una gran deportista, pero es madre soltera y últimamente se capacita en el programa Servicio Civil Ciudadano con el objetivo de ser guía turística. Lejos quedaron los sueños de ser campeona olímpica. La falta de respaldo e implementos le obligaron a retirarse de la halterofilia.

Irina Mina, ahora de 20 años, nunca olvidará sus tiempos gloriosos, entre los 9 y 13, cuando obtuvo medallas en Juegos Nacionales de Menores.

Con ilusiones parecidas y con el mismo riesgo de abandonar los entrenamientos, niños y jóvenes de Rioverde, cantón de la provincia de Esmeraldas, incluyen en su día a día la práctica deportiva.

Uno de los escenarios de adiestramiento es la cancha de fútbol del Colegio Técnico Nacional Río Verde, donde el profesor Bolívar Pata alecciona en atletismo a 40 chicos: 22  de entre 8 y 12 años de edad y 18 de entre 13 y 17.

Hay más hombres que mujeres, muchos de ellos con los pies descalzos. Correr así  en la tierra no es lo más recomendable, pero la necesidad lo hace ver como algo normal. Las blancas sonrisas relucen en las pieles oscuras de la gran mayoría. Saltar, lanzar, correr son las rutinas que intentan mejorar. Bolívar Pata toma la bala y el martillo que  le regalaron dos colegas; para utilizarlos, sus alumnos deben esperar turno.

Sin zapatos, sin pista y sin vestuario, los chicos ensayan. Creen tal vez que saltan, corren o lanzan hacia alguna oportunidad en el futuro. Aún así, Rioverde sigue entregando talentos: hace poco Joice Micolta, de 14 años, conquistó el bronce en el  pentatlón de los Juegos Sudamericanos Escolares que se cumplieron en Natal, Brasil. Está contenta, su presentación le permitió ganar una beca y la Federación Deportiva de Esmeraldas se comprometió a entregarle 225 dólares mensuales.

Los talentos del fútbol

Mientras los muertos del Cementerio General Rioverde “descansan en paz”, en la cancha contigua una decena de niños se cansan de lo lindo. No hay entrenador, pero todas las tardes acuden a “pelotear”, a creerse Antonio Valencia, Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

Walter Meza Velasco (79 años) dice que el fútbol es parte de la cotidianidad  del  ríoverdeño. Algunos jugadores profesionales se forjaron en esa cancha, por citar los más recientes: Henry y Elvis Pata, que en 2012 formaron parte de la plantilla de Universidad Católica de Quito, campeón de la Primera B. O Arturo Mina, del club Macará de Ambato.

Gran parte de la población infantil participa ahora en el Campeonato Sub 14 de la Liga Deportiva Cantonal.

Amado Bautista es uno de ellos, se desempeña como volante derecho del Gremio y, según él, será mejor que Antonio Valencia. En este certamen se inscribieron 21 clubes, de 22 elementos cada uno. Una luz de esperanza para estos deportistas es el Centro de Entrenamiento Para El Alto Rendimiento (CEAR), que el Gobierno inauguró el martes pasado.

Luis Rodríguez, director del Departamento Técnico Metodológico de la Federación Deportiva de Esmeraldas, indica que esta infraestructura beneficiará a toda la provincia, reconocida por el gran recurso humano que posee. Se harán secciones de entrenamiento para los deportistas de élite y secciones de entrenamiento masivos, para todos los sectores de la población.

Califica de justo dotar de este complejo a la provincia, sobre todo por el biotipo atlético que existe en todo el territorio. Es que los esmeraldeños tienen buena talla y resistencia física; y desde hace poco, gracias a este proyecto, verdaderas oportunidades deportivas.

Contenido externo patrocinado