El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.15/Jun/2021

Fanático

Tendencias
Historias relacionadas

Ítalo y Lissette se arriesgaron a competir pese a sus lesiones

19 de agosto de 2012 00:00

Sus casos fueron similares. Debutaron en sus primeros Juegos Olímpicos, pero lesionados. El pugilista Ítalo Perea compitió con una subluxación (desplazamiento de una articulación por estiramiento de tejidos blandos) en su mano derecha y la luchadora Lissette Antes con una rotura de ligamento colateral de su rodilla derecha. 

El boxeador fue eliminado en primera ronda por el defensor del oro en Pekín 2008 y medallista de plata en Londres, el italiano Roberto Cammarelle. “En Irlanda tuve un ‘sparring’ con un australiano que tenía mi peso (+91 kg). Estábamos haciendo las cosas bien, muy concentrados en la pelea, y en un momento  tiré un golpe con mi mano derecha y le impacté muy fuerte en la cara. Era algo que no debía haber hecho. Sentí un dolor intenso. No pude entrenar dos días, me dolía mucho, me sentía tan mal que no podía ni sacarme solo la camiseta”, recordó Perea.

El boxeador, que ya se encuentra en Guayaquil, indicó que desde su llegada al país no ha entrenado porque necesita primero recuperarse de su lesión. “He consultado con doctores para ver si existe la posibilidad de operarme, pero quiero que me garanticen que no me va afectar en el futuro”. Sobre su corta participación en tierras inglesas, expresó que se siente conforme con lo que hizo, puesto que peleó con el “mejor de la década” con una sola mano.

“La gente que no sabe de boxeo cree que me ganaron por mucho (10-18) pero entre el italiano y yo hay mucha diferencia. Él tiene 32 años, yo 19, es el mejor boxeador de los últimos 10 años. Tiene 3 medallas olímpicas, 4 campeonatos mundiales. Es un boxeador al que nadie le gana fácilmente, y es como yo, acostumbrado a vencer por KO. Sin embargo, no me dio muchos golpes, dijeron que casi me mata, como sí lo ha hecho con otros rivales”.

El joven deportista manifestó además que no sintió nervios cuando se enteró -por el sorteo- de que le iba a tocar Camarrelle como primer rival. “En mi planificación estaba derrumbarlo, pero en la segunda o tercera pelea. La primera siempre es de nervios, pero no importó. Solo pensé y dije: se adelantó la final; y antes de la pelea sentí una energía muy buena”.

Perea se puso como objetivo “sacarse la pica” en Río 2016, puesto que en esta última  cita no pudo cumplir con la promesa de  medalla. “Al término del combate, en el chequeo médico, el italiano (Roberto) se me acercó y me felicitó: ‘muy bueno el niño”.

Ahora, el boxeador desea que la dirigencia lo siga apoyando y le permita trabajar con su entrenador Juan Torres. “Quiero que mi gente esté conmigo en mi preparación”.

Lissette, en espera de cirugía

La representante de lucha olímpica en Londres, Lissette Antes, vivió duros momentos durante su participación en los JJ.OO., donde compitió con una rotura de ligamento colateral derecho en su rodilla.

Pese a que el cuerpo médico le advirtió que no debería participar por la delegación ecuatoriana, Lissette insistió en luchar, pese a que le indicaron que en caso de algún “mal movimiento” se le acabaría la carrera. La “tricolor” venció en su primera pelea a la británica Olga Butkevych con “mucho dolor”.

“Todo el mundo me decía que no luchara, pero no era la primera vez que lo hacía. He luchado con un esguince en el tobillo izquierdo. Inclusive en el clasificatorio (Panamericano de Estados Unidos) ya tenía la distensión en mi rodilla y sabía cómo manejarlo, pero ya en Londres fue diferente porque estaban las más fuertes del mundo”, señaló.

La luchadora sabe que tomó un enorme riesgo, pero acotó que había luchado mucho por la clasificación y no le parecía justo irse sin pelear.

“En la primera pelea (con la británica) estuve un poco nerviosa porque era yo contra  todo el público a su favor, pero gracias a Dios faltando 10 segundos la pude vencer. Como las peleas pasaron rápido, la doctora me tenía con hielo, después mi compañero que tenía mi malla se había perdido, me puse una de Venezuela, pero luego llegó y me cambié otra vez, todo fue muy rápido”.

Antes manifestó que en la pelea de los cuartos de final con la colombiana Jackeline Rentería - quien la eliminó y terminó colgándose el bronce- se aprovechó de la lesión porque la atacó varias veces en la rodilla y decidió  para no agravar su lesión que la “cafetera” sumara puntos sin problemas.

Lissette tiene previsto operarse la próxima semana y tendrá una ‘para’ de 4 a 5 meses, es decir, se le terminó el año de competencias. Entre los eventos que se perderá están: el Mundial de damas, en Canadá; un Sudamericano, en Perú, y una Copa en Brasil. “Por ahora solo puedo trotar unos 10 minutos”.

La deportista considera que le faltó más roce internacional, en relación con sus rivales, quienes en su mayoría entrenan en Europa y Asia, países en donde están las representantes más competitivas. “Salí triste por la eliminación, pero la colombiana tenía más experiencia a nivel mundial. Esto me hace mucha falta a mí”.

Contenido externo patrocinado