Ischia se enfrenta al club que fue “su casa” por doce años

07 de marzo de 2012 00:00

No será la primera vez que el DT de Deportivo Quito dirija en contra de Vélez, un club con el que se encariñó como jugador hace 30 años, cuando empezaba en  el fútbol y con  el que luego siguió vinculado como asistente técnico de Carlos Bianchi, para más tarde ser su adiestrador.

En la cancha del Atahualpa esta vez ocupará  el banquillo del local y  al otro lado estará Ricardo Gareca, con quien compartió en su época de futbolista, en su paso por el América de Cali, específicamente  en la temporada de 1986. Esta noche (17:45) sus equipos se enfrentan en la tercera fecha del Grupo 7 de la Copa Libertadores. 

Futbolísticamente, Ischia nació en Chacarita Juniors y cuatro años después pasó a Vélez, club en el que estuvo hasta 1984. Luego de su paso por Colombia retornó al equipo de Liniers, antes de terminar su carrera en  su primer equipo. Con el cuadro  al que medirá hoy  disputó  218 encuentros y marcó 28  tantos.

Como asistente técnico de Carlos Bianchi vivió la época de mayor gloria de Vélez y luego de Boca Juniors. “Yo trabajé nueve años con  Bianchi. Lo que él expone en su trabajo diario es muy lindo poder imitarlo,  copiarlo todo. Es un tipo 100% profesional, muy trabajador, que cuida todos los detalles. Muchas de esas cosas me quedaron”.

Años después, en 2002, se independizó y fue técnico principal de Vélez Sarsfield hasta 2004, temporada en la que solo consiguió un tercer lugar.

Desde que era asistente en Vélez, su hijo Junior se integró a las divisiones formativas del equipo. “En 1993, él iba a los entrenamientos. A medida que empezó a crecer, se entusiasmaba con el fútbol. Ya jugaba con los más chicos en el barrio.

Un día, cuando terminó la práctica,  se quedó pateando con (José Luis) Chilavert. Pasó uno de los entrenadores de los infantiles y me dijo: “¿Quién es ese zurdito que está ahí disparando?” y le respondí que era mi hijo, Junior. Me propuso que lo llevase a entrenar y así fue”.

A medida que pasaron los años, Junior  estuvo en  todas las categorías  inferiores y cuando su padre fue el DT oficial del club, lo hizo debutar en 2004, a los 18 años, en un partido contra San Lorenzo de Almagro. Luego de que se marchara del equipo, su hijo  no tuvo muchas oportunidades y también cambió de aires.

Entre futbolista, asistente técnico y entrenador, completó 12 años en Vélez Sarsfield, pero esta será la primera vez que dirija en contra, a la cabeza de   un equipo que no sea de Argentina. Antes lo hizo con Boca Juniors, Rosario Central y Gimnasia y Esgrima de La Plata, todos por el torneo argentino.

En la edición actual, Vélez es líder del grupo con 6 puntos, después de derrotar a Chivas de Guadalajara y a Defensor Sporting de Uruguay en las dos primeras jornadas.

Deportivo Quito, campeón ecuatoriano, va por el primer triunfo del año, luego de una derrota y dos empates en el torneo local y un empate y una derrota en Libertadores.  “Vélez tiene un estilo muy particular y casi siempre juega de la misma manera. Es una buena oportunidad para demostrar que estamos con vida. El equipo está bien anímicamente”, soltó Ischia.

Podrían reaparecer el capitán Luis Fernando Saritama, luego de su operación de meniscos, y Juan Carlos Paredes, que se recuperó de una tendinitis.

Vélez llegó con todo a Quito

El entrenador de Vélez Sarsfield, Ricardo Gareca, no se guardó a ningún jugador de los considerados titulares en el partido del  sábado pasado que terminó sin goles contra All Boys.

El técnico le dio la misma importancia al torneo local y a la Copa Libertadores. En el Clausura su equipo es tercero con 8 puntos, detrás de Boca  y Tigre, que suman 10.

El atacante Lucas Pratto solo puede jugar Copa Libertadores, por lo que es una de las opciones de gol del equipo de Liniers en Quito, que llegó ayer en la tarde a la capital.

Durante la jornada de hoy se juegan tres encuentros más. A las 17:45 (hora de Ecuador)   se enfrentan  los brasileños Santos e Internacional, mientras que a las 20:00 Corinthians recibe al Nacional de Paraguay. A la misma hora, Boca juega con Fluminense en La Bombonera.