Buen Sentir

La spirulina combate la malnutrición

- 21 de mayo de 2016 - 00:00
La spirulina puede ser cultivada en climas cálidos y soleados, produce 20 veces más proteína que la soja cultivada en zonas de igual tamaño.

Vegetarianos y deportistas la consumen regularmente por su alto contenido en proteínas y vitaminas.

Aunque es utilizada principalmente para bajar de peso, de ahí que en sus envases por lo general aparece una cinta métrica mostrando una figura esbelta, la spirulina tiene muchos más beneficios que los ya conocidos para adelgazar.

Según la nutricionista Francisca Cifuentes, las personas con sobrepeso usan la spirulina porque es un alga que al entrar en contacto con el agua crece y da un efecto de llenura y saciedad. Pero esta planta tiene un valor nutricional aún mayor.

La spirulina es una cianobacteria que tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso. Tiene proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una variedad de elementos nutritivos como ácidos grasos omega 6, minerales como calcio, magnesio, zinc y potasio, antioxidantes como vitamina E, C, betacaroteno y ficocianina, vitaminas A, B12, B1 y B2, ácidos nucleicos como ARN y ADN, clorofila y enzimas.

De acuerdo con la nutricionista, su uso es muy común en personas que padecen anemia porque la spirulina tiene un alto componente de hierro, de ahí su color. Además, se la utiliza para mejorar el sistema inmune, para combatir la malnutrición, controlar la hipercolesterolemia, que es el exceso de colesterol en la sangre, y se la recomienda a los deportistas porque aumenta el valor de la masa muscular. Según el portal web www.superalimentos.es, también está indicada contra la diabetes, la hipoglucemia, la artritis, la depresión, los niveles bajos de energía, los trastornos hepáticos, las úlceras intestinales, las hemorroides, el asma, la hipertensión, el estreñimiento, el sangrado de encías, infecciones y enfermedades degenerativas.

La spirulina fue declarada, por la Conferencia de Alimento Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1974, como “el mejor alimento para el futuro”.

La ONU, a través del Instituto Intergubernamental para el Uso de las Microalgas Spirulina contra la Malnutrición (IIMSAM por sus siglas en inglés), recomienda el empleo de esta microalgas para la alimentación y combatir la malnutrición aguda en situaciones de emergencias humanitarias, malnutriciones de índole crónico y para el desarrollo sostenible. Además, este organismo exhorta a los estados miembros, los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones intergubernamentales, así como a organizaciones no gubernamentales y al sector privado, a que presten apoyo para la producción y utilización de microalgas alimenticias, en particular en crisis humanitarias, pues consideran a la spirulina como una posible solución definitiva a los problemas alimentarios mundiales.

IIMSAM implementó un programa de alimentación basado en spirulina en el Centro y Este de África. El objetivo de la iniciativa es aliviar la severa hambruna en zonas marginadas y de escasos recursos. El organismo busca convertir a esta alga en la “herramienta principal para erradicar la malnutrición, lograr seguridad alimentaria y conectar la división de alimento con una especial prioridad hacia los países en desarrollo y los del tercer mundo”.

Conforme un artículo publicado en el portal web www.lanacion.com.py, la spirulina crece en los lagos ligeramente salados de los países tropicales, China y California son los principales productores en el mundo; en total se producen unas 5 mil toneladas al año, entre ellas 400 toneladas en los lagos de Chad, situado en la frontera entre Chad, Níger, Nigeria y Camerún, en África. De acuerdo con la publicación, esta planta existe desde hace 3.500 millones de años y salió a la luz en 1960, cuando el botánico belga Jean Léonard se dio cuenta de que una tribu de Chad gozaba de mejor salud que otras porque sus miembros comían spirulina.

El portal web www.espirulina.es informa que esta alga no tiene contraindicaciones graves conocidas, siempre y cuando se tome las dosis adecuadas. No obstante, en algunas personas puede tener efectos secundarios como sed, estreñimiento, fiebre, mareo, dolor de estómago, ligera picazón o erupción en la piel. Por tal razón, Cifuentes recomienda que el consumo de la alga en un inicio sea en pocas cantidades para observar cómo reacciona el organismo. Además, aunque se la venda sin la necesidad de una prescripción médica, según la nutricionista, se debe tener cuidado con personas que tienen problemas renales y de presión alta, pues este tipo de suplementos no se han probado en pacientes que tengan estas patologías.

La spirulina se puede encontrar generalmente en cápsulas y polvo. La venden en centros naturistas y en farmacias, no olvides verificar que esta no esté mezclada con algún otro complemento, mira que su composición sea 100% de la alga verde. Toma en cuenta que si se la ingiere en exceso sí podría causar una toxicidad, al igual que cualquier otra vitamina. Generalmente se consumen 3 gramos por día, es decir, un gramo en cada una de las comidas principales. Recuerda que la spirulina no reemplaza a las proteínas proporcionadas por la carne, es tan solo un suplemento alimenticio. (VEC)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: