La cruenta historia de amor de dos ecuatorianos, plasmada en un recorrido por sus cartas

17 de enero de 2013 - 19:00

Nela Martínez Espinosa tenía 17 años y Joaquín Gallegos Lara estaba en 21 cuando se conocieron en Guayaquil, en 1930. A partir de entonces y hasta 1938, se escribieron 668 cartas.

 Ese epistolario es justamente el contenido del libro “Vienen ganas de cambiar el Tiempo”, de las autoras Gabriela Alemán y Valeria Coronel, con el soporte del Archivo Martínez-Meriguet, que se presentará este jueves 17 de enero a las 18:30 en el Hemiciclo de la FLACSO.

 El ejemplar tiene 501 páginas y se complementa con un DVD de fotografías, imágenes del ayer, un video y algunas cartas. La publicación cuenta con el auspicio del Municipio Metropolitano de Quito, a través del Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP).

 El epistolario entre Nela Martínez Espinosa y Joaquín Gallegos Lara se inició en 1930, pocos días después que se conocen en Guayaquil. Ella de 17 años había acompañado a su madre al puerto para realizar unas compras. Ahí conoce a Enrique Gil Gilbert quien le invita a la casa del escritor Joaquín Gallegos Lara.

 En la buhardilla donde se conocen se llevaban a cabo las reuniones políticas – literarias más célebres del país. Allí se daban cita políticos, artistas y escritores, quienes, a la sombra de los retratos de Lenin y Stalin que colgaban sobre los estantes de la gran biblioteca de Gallegos Lara, se debatían los últimos acontecimientos nacionales, se leían textos literarios o se teorizaba sobre temas decisivos para el futuro del país.

 En ese año, Joaquín Gallegos Lara, de 21 años, ya era célebre en ciertos ambientes del país. Escribía para El Telégrafo y había publicado, junto a Demetrio Aguilera Malta y Enrique Gil Gilbert, el libro colectivo, “Los que se van”.

 Nela Martínez, era la octava de quince hijos del matrimonio formado por Cesar Martínez Borrero, afiliado al Partido Conservador y Enriqueta Espinosa. Fue criada en la comodidad y en preceptos rígidamente católicos.

 De las 668 cartas que conforman el Archivo Martínez – Meriguet, 307 fueron escritas por Nela Martínez, las otras 461 por Joaquín Gallegos Lara.

 Las cartas que se escribieron trazan un mapa accidentado donde podemos seguir los auges y colapsos emotivos de su relación. Si cada año se armara como un calidoscopio, las piezas caerían para marcar el crecimiento y declive del amor. Entre 1930 y 1938 esas piedras de luces formarían una constelación.

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: