El poemario se presentará mañana, a las 18:00, en El Auditorio del Fondo de Cultura Económica (FCE)

Aleyda Quevedo usa el cuerpo como medio de conocimiento

- 07 de abril de 2016 - 00:00
Además de poeta, Aleyda Quevedo es periodista, ensayista y gestora cultural. Es autora de Jardín de Dagas.
Phillipe Crochard, 2015

A 10 años de la publicación de Soy mi cuerpo, la editorial Libresa publica una segunda edición de uno de los libros más comentados de la escritora quiteña.

El sacrificado de la historia. Así definió el escritor cubano Severo Sarduy al cuerpo. Y también dijo que, luego de siglos de vejaciones y ocultamientos, este regresaría con fuerza, con toda la “agresividad posible” a la vida pública y privada. Regresaría para hablar desde, para y por él. Regresaría para desmontar esa falsa dualidad entre el ser y la materia, pues en el cuerpo, que es el centro del sujeto moderno, converge todo: la historia, la política, la memoria, el erotismo pero, sobre todo, el conocimiento.

Este interludio sirve como excusa para entender la propuesta poética de la escritora quiteña Aleyda Quevedo Rojas, quien mañana presentará, a las 18:00, en el auditorio del Centro Cultural Carlos Fuentes (FCE) de Quito, una segunda edición del poemario Soy mi cuerpo, el cual fue publicado hace 10 años por Libresa.

Los 68 poemas que componen el libro han sido revisados por la autora y la portada ha sido elaborada por el artista plástico cubano Eduardo Guerra, a partir de la técnica de la colografía. Además, en esta nueva edición se incorporan las lecturas críticas del poeta uruguayo Rafael Courtoisie, del poeta quiteño Juan Secaira, del artista brasileño Floriano Martins y de la catedrática y crítica guayaquileña Alicia Ortega Caicedo.

El cuerpo de Aleyda Quevedo Rojas en este libro funciona como punto de fuga (y a veces como denuncia) de sus temores, de sus angustias mediadas por la muerte, la enfermedad, el amor y el deseo. Así, en el poema ‘Espanto’, la autora dice: “ Una puerta me queda/ por abrir/ infinitos pavores carcomen/ mi sombra/ Siento rabia al saber / que soy mi propio miedo/ enfundado en este cuerpo”.

Si desde de Descartes al cuerpo se lo asumió dicotómicamente como “un envoltorio provisional del sujeto” divorciado de la razón, cierta literatura contemporánea, como la de Quevedo Rojas, confronta esa idea.

Por ello, el libro de la poeta quiteña convierte al cuerpo, como lo indica el filósofo francés Roland Barthes, en la máxima fuente emisora de simbolismo. Como medio comunicativo se transforma en objeto semántico, en texto o agente de la escritura que formula la trama y su significación. Es decir, no solo es un significante, sino un significado.

Rafael Courtoisie, en el prólogo para la primera edición de Soy mi Cuerpo, decía: “El discurso poético de Aleyda Quevedo desculpabiliza el cuerpo, se adueña del cuerpo, de sus palpitaciones y discontinuidades que se denominan con el nombre genérico (y a veces engañoso) de ‘enfermedad’, hace retornar el cuerpo a la unidad primigenia: no se ‘tiene’, se ‘es’ un cuerpo”.

En el lanzamiento del libro habrá una lectura de poemas por parte de la autora, y se desarrollará un conversatorio sobre la poesía y su difusión entre el coordinador editorial de Libresa, Estuardo Vallejo, y el periodista cultural Damián de la Torre.

Soy mi Cuerpo también se presentará el viernes 15 de abril en Riobamba, en el marco del III Festival de Literatura y Artes Plásticas, que convoca y organiza el colectivo cultural Tras la Sombra del Arte; y el miércoles 27 de abril en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO 2016). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: