Viña del Mar enfrenta los efectos económicos de cancelar su festival por la pandemia

- 22 de noviembre de 2020 - 12:40

La edición programada para el próximo año se hará en el 2022, para evitar el riesgo de contagios de Covid-19, lo que causará un efecto devastador para el gremio del turismo en Chile.

Luego de un año marcado por la Covid-19, la decisión de postergar el festival de música más emblemático de América Latina se esperaba. Sin embargo, se trata de la primera vez en la historia de la cita musical, que inició en 1960, en la que una de sus ediciones es aplazada.

No ocurrió durante los 17 años de la dictadura de Augusto Pinochet, ni tampoco tras las violentas manifestaciones que sacudieron Chile el año pasado, pero la pandemia obligó a postergar el evento un año, para evitar crear un foco masivo de contagio en un país en el que casi 15 mil personas han perdido la vida a causa del coronavirus.

Durante varios meses el Consejo Municipal de Viña del Mar y los canales concesionarios del Festival, que eran Televisión Nacional de Chile y Canal 13, conversaron sobre la viabilidad del festival, que se realiza la última semana de febrero. Sin embargo, el acuerdo al que llegaron fue una postergación que golpea al turismo, un gremio que esperan poder ayudar en el corto plazo.

“Creemos que es la mejor solución a la que se ha podido llegar y lo más importantes es que se está conservando el valor del festival y el patrimonio de la ciudad. Estamos concentrados en ver cómo potenciamos tanto el comercio viñamarino y el turismo de cara a la temporada de verano que va a estar concentrada en el turismo local”, señaló a la Agencia Anadolu, el concejal Jaime Varas, presidente de la Comisión del Festival de Viña del Mar.

Decisión conjunta

Desde Televisión Nacional de Chile y Canal 13 señalaron que la decisión conjunta obedece al interés y la preocupación de todos los actores por cuidar la salud y el bienestar de las personas debido a las condiciones sanitarias de la pandemia, que imposibilitan la realización de un evento masivo de estas características bajo los términos que establece la actual concesión adjudicada.

“Confiamos en la experiencia y profesionalismo de ambos canales, pero por sobre todo, creemos en el cariño y compromiso con Viña del Mar y las miles de familias viñamarinas que han sido afectadas por esta pandemia. Son tiempos complejos para todos, pero son justamente estas circunstancias en las que el trabajo colaborativo cobra todo su valor. Y este acuerdo, con toda seguridad, será una demostración de aquello”, aseguró la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato.

Una postergación histórica

En los más de 60 años de historia del icónico Festival de Viña del Mar nunca había sido cancelada una de sus ediciones, aunque el año pasado las movilizaciones sociales obligaron a redoblar la seguridad del espectáculo, que al final terminó siendo un show masivo y sin mayores interrupciones.

Sin embargo, la pandemia obligó a postergar para el próximo año la edición número 62, algo que ha sido calificado por el gremio turístico de la zona como un golpe fatal, ya que afectará no solo la ciudad, sino a toda la región de Valparaíso, porque es una época en la que la industria del turismo aumenta por la cantidad de gente que trabaja en la producción del evento.

“Nos afecta muchísimo la no realización de un evento que se hace desde hace más de 60 años, con una estructura bastante sólida. De hecho, era una forma de alargar el verano porque se hace la última semana de febrero, lo que implica tener hasta fin del mes un flujo de turistas importante”, señala la presidenta de la Corporación de Turismo de Viña del Mar, María Teresa Solís.

Solís destaca que la postergación del festival golpea a uno de los gremios que más se ha visto afectado por la pandemia y asegura que hay muchos lugares turísticos que no van a poder subsistir por el nivel de gastos sin ingresos.

“Esto requiere mucho tiempo de recuperación. No es muy alentador, porque ya son siete meses de locales comerciales, vinculados al turismo, cerrados. Incluyendo los hoteles, que aunque no teníamos una prohibición para funcionar tampoco teníamos clientes. Ha sido demasiado complejo”, lamenta.

Temor a la pandemia

Aunque la decisión de postergar para el próximo año la realización del festival causó tristeza y sorpresa entre los viñamarinos, la mayoría coincide en que se trató de una medida necesaria en momentos en los que apenas están iniciando su reapertura, luego de cuatro meses de estricta cuarentena.

Armida Ajuria, quien reside en Viña del Mar y asiste cada año al Festival, celebra la decisión de postergarlo porque no ve viable que haya un evento masivo mientras no se haya controlado la pandemia.

“Me puse muy contenta porque siento que la gente ya se ha relajado con el tema del Covid y todavía no hay una vacuna que pueda sanar a los que se están contagiando. No es solamente el evento de la noche, sino que vienen muchos turistas, artistas, colapsan los hoteles, las calles. Espero que para el verano también se tomen medidas, porque se va a llenar de gente”, asegura.

Roberto Carrasco, otro residente de la ciudad, coincide en que la decisión es la correcta para evitar las aglomeraciones, que podrían convertirse en un foco masivo de transmisión de Covid-19, que ha infectado a más de 531 mil personas en Chile, pero admite que la suspensión le genera tristeza.

“Como viñamarino extrañaré el entorno que se genera en la ciudad en la previa, durante y el después del festival. Además, son semanas de mucha intensidad y movimiento, lo que genera una inyección económica importante. Espero que esto solo sea una excepción y que el 2022 podamos tener y recibir nuevamente el clásico Festival de Viña”, añade.

El impacto de la pandemia en el turismo de la quinta región amenaza con trascender la postergación del festival y mermar la asistencia de viajeros a final de año, una época en la que los santiaguinos viajan hacia Valparaíso y Viña del Mar para disfrutar de los tradicionales fuegos pirotécnicos en la playa.

Este año ya se ha anticipado que, aunque se mantiene el espectáculo, no se realizará la tradicional fiesta para recibir el 2021 en la Plaza Sotomayor. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP