Enfadarse por enojarse, entre traducciones de polémicos subtítulos en "Roma"

- 10 de enero de 2019 - 12:41
Imagen: Twitter

"Me parece muy ofensivo para el público español el que a Roma la hayan subtitulado con castellano español", fueron las declaraciones del mexicano Alfonso Cuarón.

Romagalardonada con dos Globos de Orose proyecta en España en cinco cines, así como en la plataforma Netflix, productora de la película.

En una entrevista con la agencia EFE, Cuarón insistió en la "ridiculez" de los subtítulos y sostuvo que "el color, la empatía" funciona sin ellos.

Y apuntó, como ejemplo, que a él como mexicano le encanta ver el cine de Almodóvar y "no necesito subtítulos al mexicano para entender a Almodóvar". 

La polémica surgida por la diferencia entre lo hablado y los rótulos adaptados al castellano hizo que Netflix los retirara.

El escritor mexicano afincado en Barcelona Jordi Soler fue uno de los primeros en hacer sus críticas. 

El académico de la Real Academia de la Lengua Pedro Álvarez de Miranda explicó a la agencia EFE que esta práctica "abre grietas en el privilegio" de los hispanohablantes de entenderse.

Álvarez de Miranda, muy aficionada al cine, consideró que los subtítulos a la película mexicana suponen un "fenómeno sorprendente" y "una falta de confianza" a la capacidad de la comunidad panhispánica de entenderse.

El académico recordó que las películas españolas no necesitan traducción para ser vistas en países hispanohablantes diferentes de España, ni al contrario. Además, no es lo mismo el español de México que el de Argentina o Cuba, recordó.

"A veces hay alguna palabra que no entiendes pero se deduce por el contexto", recalcó.

A continuación algunas de las "traducciones" recogidas por la BBC

1. Mirar por checar

En una de las escenas finales de la película, la familia se dispone a disfrutar de un día en la playa. Los niños le preguntan a la madre si se va a meter en el agua.

"No, mi amor, tengo que ir a checar las llantas del coche", responde la mujer.

En los subtítulos en castellano se lee: "No, tengo que mirar las llantas".

2. Tranquila por suave

Poco después en esa misma escena, los niños insisten en que quieren entrar en el agua. Pero la mamá no está convencida.

"Si está bien suave...", dicen ellos en la versión original. A lo que la madre contesta: "No, no me importa, si se quieren quedar, esa es la regla".

La adaptación al castellano dice: "Está tranquila", y la madre sentencia: "No, no me importa. Si os queréis quedar, esa es la regla".

3. Despedir por correr a alguien

Cleo, la empleada doméstica que protagoniza Roma, tiene una confidencia que hacerle a la madre de familia. Después de decirle lo que le preocupa, la muchacha rompe a llorar y le pregunta "¿me va a correr?".

Por si en España no se entiende, la productora lo cambió por un "¿me va a despedir?".

4. Enfadarse por enojarse

En uno de los momentos en que los niños están comiendo acompañados por su abuela y con Cleo presente, uno de los pequeños cuenta una escena de violencia de la que fue testigo en la calle.

"Se enoja el soldado, se baja el soldado… y le disparó", explica.

En el subtítulo, cambia ligeramente la estructura de la frase y desaparece el verbo enojarse: "El soldado se enfada, se baja y le dispara".

5. Ganchitos por gansitos

En otra de las escenas, uno de los niños pide un "gansito", que es un pastelito de chocolate en México.

El subtítulo en castellano lo rotula como "ganchito" que es como en España se conoce a un snack salado, con sabor a queso y de color anaranjado.

En otros ejemplos: "ustedes" transformados en "vosotros", la "mamá" destronada por la "madre", "vengan" traducido como "venid", "más chico" por "más pequeño". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: