"Physis" retrata la naturaleza artística de Bonnie López

- 23 de octubre de 2018 - 00:00
Bonnie López es la artista plástica creadora de Physis, una muestra de 20 obras, entre pinturas y esculturas que reflejan su admiración por la naturaleza.
Foto: William Orellana / EL TELÉGRAFO

Veinte obras, entre pinturas y esculturas, conforman la muestra de esta guayaquileña a quien el arte le cambió su vida. La exhibición estará abierta hasta mañana.

Veinte obras, entre pinturas y esculturas, conforman la muestra de esta guayaquileña a quien el arte le cambió su vida. La exhibición estará abierta hasta mañana.

Bonnie López es la artista plástica creadora de Physis, una muestra de 20 obras, entre pinturas y esculturas que reflejan su admiración por la naturaleza.

Hace cuatro años, la intensa agenda de Bonnie López en su consultorio odontológico la mantenía a tiempo completo atendiendo un estimado de veinte pacientes al día.

Pero al igual que esas historias de película, su vida cambió a los pocos meses cuando su salud se agravó por un cuadro de mialgia y artritis que la tumbó a la cama.

Y lo que pudo convertirse en algo trágico resultó en el descubrimiento de su vida. El descanso despertó en ella la inspiración y el talento afloró a través de la pintura.

La maestra que la inició en la actividad, Silvia Aboet, fue quien la invitó a asistir a los talleres de la escuela de pintura del Teatro Centro de Arte (TCA) para aprender las diferentes técnicas.

“Una vez me preguntaron ¿Cómo así escogió esta profesión? Pero yo no la escogí, solamente aprendí a pintar y, a la semana siguiente, ya pintaba y cuando me di cuenta habían pasado tres años, con 60 cuadros que ya he registrado”, relata la artista.

Physis es el nombre que escogió para una serie de 20 lienzos al óleo que exhibe en la sala de exposiciones del TCA. Se trata de una palabra de origen griego que significa naturaleza, en la cual enmarca su interés por el ecosistema y el medio ambiente.

“Es un poco el llamado de atención a que tengamos más cuidado con lo que nos rodea y de lo que somos parte”, manifiesta.

Su dinámica empezó por la admiración a la vegetación que la rodea por su vivienda. Cada vez que sale a trotar o caminar, suele fijarse en la luz solar que intensifica los colores de arbustos y árboles, a los que retrata con su cámara fotográfica.

“Es bastante figurativo mi estilo y como salió fue un proceso que sigo descubriendo”, cuenta la artista plástica quien previamente a dedicarse al arte, solía visitar  museos de Ecuador y del exterior, como también ir a charlas de Historia del Arte.

Pintores como Paul Gauguin, Vincent Van Gogh, Edward Munch o Francesco Hayez son los referentes de su línea impresionista. Igual admiración guarda por los ecuatorianos Eduardo Solá Franco y Eduardo Kingman.

“En la clase de Historia del Arte, mi profesora ha tenido que hacer mucho para investigar sobre artistas ecuatorianos porque no hay bibliografía y creo que hay muchos excelentes pintores ecuatorianos a quienes no se les ha dado el debido reconocimiento”, sostiene.

Tal como señala, en solo tres años ha ampliado sus estudios en talleres de seis meses con clases de Cultura e  Historia del Arte, pero no solo en Guayaquil, también los tomó en una academia de arte en Florencia y en la Universidad de España, la materia de Arte Contemporáneo.

“Como esto es algo que no planeé, cada vez que empiezo un cuadro me doy cuenta de todo lo que necesito aprender, entonces es difícil calificarme porque cada cuadro para mí es un reto”, indica.

Resalta la naturaleza

Palmeras, heliconias y una plantación de banano forman parte de la muestra Physis.

“Mírame y respire...” retrata a una especie de palma ubicada en Puerto Azul, a la que capturó con su lente.

“Al momento que la tomé el cielo estuvo celeste, el sol brillaba, había brisa y los frutos que tenía estaban cargados, y a lo que le pegaba el sol veía cómo reflejaba”, indica.

En cambio, para las plantas de banano, vivió todo el proceso de la siembra, cosecha y demás labor de los agricultores para luego plasmarlo en una serie.

Las esculturas también son parte de la exposición. “Singularidad”, por ejemplo, es un pequeño busto de una hoja de palma abierta a la que moldeó con textura similar.

“Yo quería que las personas que la vean se den cuenta de lo caprichosa que puede ser la naturaleza y el porqué la singularidad de ella, o sea,  ninguna hoja es igual a otra y recogí un montón pero ninguna tenía esa misma armonía, cada una es diferente”, expresa la artista.

Otra que resalta es “Equus”, una figura abstracta que rescata las líneas de una cebra por la individualidad de todos sus patrones.

El plus del trabajo de Bonnie es que la muestra también se puede disfrutar con  gafas de realidad virtual.

Los trazos y colores de cada obra se pueden revivir en esta dimensión.

Physis estará abierta hasta el miércoles 24 de octubre, de 10:00 a 12:00 y de 15:00 a 20:00, en el TCA.  (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: