Cartónpiedra reflexiona sobre la relación entre literatura y periodismo

Pasado y presente del nuevo periodismo

- 15 de febrero de 2014 - 00:00
Tom Wolfe, novelista y periodista norteamericano, reflexionó sobre el Nuevo Periodismo tal como se lo conoce ahora. Foto: www.pixel.nymag.com

Cartónpiedra reflexiona sobre la relación entre literatura y periodismo

Diario EL TELÉGRAFO celebra 130 años de vida; a partir de ello pretende recordar a los artistas e intelectuales que han difundido su pensamiento y propuestas a través de sus páginas y, de este modo expone cómo ha contribuido a forjar el Ecuador cultural que ahora conocemos. Y lo hace también con una serie de reportajes sobre el Nuevo Periodismo que circulará desde mañana en el suplemento cartóNPiedra.

El objetivo de estos textos es poner sobre el tapete los nombres que han escrito las mejores páginas del periodismo mundial a lo largo de la historia; develar las temáticas que los obsesionaron y los recursos que emplearon.

A partir de la publicación de la primera entrega de la serie, cartóNPiedra dedicará un espacio a la publicación de crónicas tan significativas como las proporcionadas por otras revistas de la región, como Gatopardo, Soho o Malpensante.

La entrega de mañana explorará el origen del término Nuevo Periodismo; rendirá tributo al compacto número de periodistas norteamericanos que a mediados del siglo pasado tomaron el lugar de los novelistas en la cúspide de la pirámide literaria; desplegará las condiciones que, según el escritor norteamericano Tom Wolfe, debía tener el periodismo de los años 60 para ser etiquetado de “Nuevo”; mostrará cuántas de estas se emplean en las crónicas de los nuevos cultores del género, desplegará un gráfico de los autores y obras que han escrito la historia del periodismo literario a través de la historia, desde José Martí y Rubén Darío hasta Leila Guerriero, pasando por Capote, Rodolfo Walsh, Gabriel García Márquez y Tomás Eloy Martínez, entre otros.

El recorrido de mañana terminará ofreciendo un amplio panorama sobre la situación actual de la crónica en América Latina, continente en el que se ha constituido en la heredera de las novelas del Boom Latinoamericano de literatura.

El siguiente número de la serie se publicará el domingo 2 de marzo y estará dedicado a Hunter S. Thompson, fundador, en Estados Unidos, del Periodismo Gonzo y cronista dispuesto a hacer cualquier cosa por una buena historia.

A continuación, un avance del artículo de mañana:

Consideraciones históricas sobre el Nuevo Periodismo
El Nuevo Periodismo, género que cuenta un hecho noticioso empleando recursos literarios, existe, en opinión del periodista y escritor argentino Martín Caparrós, desde tiempos de Herodoto hace 2.500 años, aunque fue la cultura hegemónica norteamericana la que le puso ese membrete a inicios de la década del 60.

Tom Wolfe, uno de los mayores representantes de este movimiento, recuerda que la primera persona en emplear el término Nuevo Periodismo fue el editor Peter Hamill, en 1965, al momento de pedirle a Seymour Krim que redactara un artículo con ese nombre sobre la propuesta periodística que habían empezado a desarrollar personas como Jimmy Breslin y Gay Talese.

Lo cierto es que la etiqueta terminó por imponerse en el medio y se refería, básicamente, al trabajo que desarrollaban, en la revista Squire, Thomas B. Morgan, Brock Brower, Terry Southern, Gay Talese, Norman Mailer y James Baldwin; y en la revista New York Breslin, Robert Christgau, Doon Arbus, Gail Sheehy, Tom Gallagher, Robert Benton y David Newman. Debido a que este pequeño pero compacto grupo de periodistas y novelistas revisó el papel del periodismo convencional e ingresó en los terrenos de la literatura con textos críticos del sistema, aquello causó pavor en una estructura que ponía a los escritores en la cúspide de la pirámide y a los periodistas encargados de recabar información en la base. Las críticas no tardaron en llegar, especialmente, de publicaciones nuevas pero conservadoras, que no conformes con llamarlo paraperiodismo, lo acusaron de incurrir en múltiples errores, adornar las cosas, inventar los diálogos y, quizá, escenas enteras...

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: