Nuevos talentos quieren crecer más en la música

- 01 de agosto de 2019 - 00:00
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

La Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) y la Casa de la Música premiaron a los cuatro ganadores del concurso Jóvenes Solistas.

Su juventud no fue impedimento para vencer sus temores ni el nerviosismo que, confesaron, tuvieron al momento de audicionar.    

Al final, la seguridad triunfó en Jorge López (piano); Natacha Cóndor (canto lírico); Mateo Panchi (contrabajo) y Emilio Villacís (piano). 

Ellos son los ganadores del Concurso Jóvenes Solistas 2019, proyecto que impulsa la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) hace 20 años para descubrir nuevos talentos.

Los músicos fueron seleccionados luego de las audiciones que realizaron el 20 de julio, ante un jurado conformado por miembros de la OSNE y la Casa de la Música, entidades que organizaron el certamen.

Los artistas admiten que ahora tienen una gran responsabilidad como músicos  profesionales para continuar perfeccionándose.

Como el pianista Jorge López, que actualmente estudia  una licenciatura de su instrumento en Moscú, Rusia.

Expectativas
“Es un incentivo, pero ahora viene lo más duro porque las expectativas de la gente son más altas”, comentó López, quien quedó en primer lugar.  

Él comenzó con clases de piano a los 8 años, se capacitó en el Conservatorio Nacional de Música en Quito hasta los 19, cuando se graduó. “Luego, en 2016 apliqué a una beca en Rusia;  me faltan dos años”, dijo el músico que ahora se encuentra en el país por vacaciones.

El segundo lugar fue para Natacha Cóndor, cantante lírica. Ella recibió su capacitación en el coro de la Fundación Armónica del Teatro Nacional Sucre de Quito.

Posee genes artísticos, pues su padre Segundo Cóndor también era músico, al igual que sus hermanas Andrea y Salomé. 

Admite que participó casi en el último momento y que el esfuerzo valió la pena.

A Natacha, de 25 años, ahora le gustaría estudiar en el extranjero.

Emilio Villacís, quien comparte el tercer lugar con Mateo Panchi, es el más relajado.

El también pianista admite que se inició en la música en su niñez más por diversión que por vocación.

Sin embargo, luego de estudiar piano en el conservatorio, decidió profesionalizarse e ingresó a la Universidad de los Hemisferios donde se tituló en Música. 

Ahora se siente motivado y ya revisa las becas para estudiar en Europa.

Panchi, de 16 años, es el más joven. Él toca el contrabajo.

También viene de una familia de músicos, pues su padre, Milton, es miembro de la banda del Consejo Provincial de Pichincha.

Con apenas cuatro años ejecutando el contrabajo, ya ha demostrado su talento. 

Ahora considera este premio como “una responsabilidad y como el inicio de un largo camino por recorrer. En el país no ha habido una escuela de mi instrumento, y ahora quiero continuar”.

La convocatoria consistía en enviar un video con su interpretación.

Al final, de los 25 postulantes quedaron ocho, y luego de la audición, los cuatro, que con este premio  “sueñan más alto”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar