Omar Puebla arma en cuatro pasos una performance

- 15 de diciembre de 2018 - 00:00
El próximo 20 de diciembre habrá una actividad paralelamente con los estudiantes de Omar Puebla, quienes presentarán obras sobre “vivir del arte”.
Fotos: cortesía: Antony Lozada

El artista presenta la muestra Errantes: estrategias para vivir del arte, en la Alianza Francesa de Quito, donde se exhibe un registro de sus acciones.

¿Cómo vivir del arte? Esa debe ser, quizás, la gran interrogante que se plantean a diario estudiantes recién graduados de las facultades de artes o artistas cuyas carreras apenas empiezan.

Atormentados por hallar una respuesta, Omar Puebla (Quito, 1977) les propone una particular solución a ese problema: una guía completa para hacer performances en cuatro sencillos pasos.

“¿Cuántas veces a ustedes, como estudiantes de arte contemporáneo, les han dicho que tienen que presentar una obra para fin de semestre y justificarla conceptualmente? ¿Cuántas veces  a los que ya son artistas les han dicho: ‘ve, te invito a una Bienal, manda obra’?”.

Con solemnidad, Puebla hizo esta pregunta previo a la inauguración en la Alianza Francesa de Quito de su muestra Errantes: estrategias para vivir del arte. “Esta guía les servirá para eso. O para las navidades: les dices no te traje ningún regalo pero te haré una performance”, dijo.

Los videos expuestos fueron captados con cámaras no profesionales, en baja tecnología, lo que refuerza la propuesta de calle del artista quiteño.  

La exposición, que estará abierta hasta el próximo 20 de diciembre, presenta una serie de videos que recogen sus acciones en vivo, como si fuera un trabajo antológico de las derivas de Puebla por la ciudad de 2004 a 2016.

“Mi trabajo está basado en las irrupciones, las cuales me permiten producir extrañamientos y desconciertos en la cotidianidad de la urbe y su gente”, aseguró Puebla.

“Así, apropiándome de las estrategias utilizadas por los ambulantes para vender sus productos, asumo la plaza, la calle y el transporte público como nuevos escenarios para el arte contemporáneo”.

Él se apropia de la jerga urbana para atraer a los transeúntes, a quienes “después de sorprenderlos, les ‘vendo’ mis performances”.

Antes de que los asistentes recorrieran la muestra, Puebla desarrolló los cuatro pasos de su guía  de performances, que se recogen en una pequeña publicación que viene acompañada de dibujos y citas de grandes pensadores, y cuyo costo es $ 1.

Pedagógicamente, el primer performance que ejecutó fue el de los desnudos, o de los “lluchos”, que consistía en irse quitando la ropa dramáticamente mientras soltaba frases altisonantes como “Hay consumo ético en el capitalismo” o “This is my change”. Mientras más gritaba más auténtico se veía.

Luego, con ayuda de un público entusiasta, desarrolló el performance de la  quietud y la autocontemplación, que consistía en quedarse callado por un minuto. No más. Y para ello pidió la colaboración del director de la Alianza Francesa Quito y de un asistente que llevaba el pelo largo. “Como vos eres francés ya tenemos para hacer un performance con discurso decolonial. Un diálogo entre Europa y América, un diálogo con el otro”, soltó Puebla.

El tercer performance fue el de la autoflagelación, para el cual también acudió al público, que leyó frases extraídas de la prensa mientras el artista, con el torso desnudo, se golpeaba la cara y el pecho, dejándose marcas rojas en todo el cuerpo. Sublime, existencial.

El último performance fue uno que, en la época actual, no puede faltar de ninguna manera: el de género. Una mujer pintaba con lápiz labial rojo el rostro barbudo de Puebla, quien desafiaba los límites rígidos de la sexualidad, como si fuera una Conchita Wurst andina. 

Luego de cada acción que el artista hacía, leía una justificación conceptual para dar sustento a su rupturista propuesta. Judith Butler o Bartolomé Ferrando fueron algunos de los pensadores que citó públicamente.

Los videos que se exponen en la muestra fueron filmados con cámaras no profesionales, lo cual remarca su trabajo de artista “ambulante”. (I) 

 Una guía 

Trabajos expuestos

Algunos de los trabajos que se exhiben son “El arte de hablar del arte”, “Decir la ciudad” o “No se puede vivir del amor”, en el que Puebla se para en los semáforos para besarse con una chica y luego pedir dinero para seguir viviendo del amor.

 4 pasos contiene la guía para hacer performances, que en la noche de la inauguración se vendió a  $ 1. 

Formación

Omar Puebla tiene una licenciatura y  un posgrado en Estudios del Arte, en la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador, donde actualmente ejerce como docente.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: