Las millenials reconocen la historia

- 09 de agosto de 2020 - 00:00
Ilustración Diario EL TELÉGRAFO

La gesta histórica del 10 de Agosto de 1809 no solo marcó el inicio del proceso de independencia del Ecuador. Se trata de un hito en la historia de la libertad de América, que se lo celebra desde los valores de la libertad e igualdad en el país.

En los museos, en las calles del Centro Histórico e incluso en los textos de historia se puede recordar este hecho. Pero los jóvenes (o millenials como también se los llama) van más allá. Ellos miran la gesta como un legado que dejaron los valientes hombres y mujeres para las futuras generaciones. En este especial, conozaca la opinión de los chicos sobre el 10 de Agosto de 1809.

“Las mujeres ecuatorianas hemos heredado el coraje de Manuela Cañizares”

"El 10 de agosto es tan importante como el goce de nuestra libertad en estos tiempos. Es tan relevante y me siento muy orgullosa de ese impulso libertario que marcó el inicio de un proceso independentista y que hasta hoy continúa. Y más aún en este año, no solo por la pandemia de covid-19, sino más bien de nuestro entorno social.

Allí salirse del marco establecido es imprudente, sobre todo, cuando eres joven, pero la libertad es básicamente eso, tener convicción y ser valientes... y ser valientes es el 10 de agosto de 1809.
Las mujeres ecuatorianas hemos heredado el coraje de Manuela Cañizares, su liderazgo y la ternura de ser rebeldes. 

Por eso es importante recordar esa fecha histórica porque de repente se nos olvida (a las mujeres) que por nuestras venas corre sangre atrevida y no sumisa ante el abuso de poder.

De nosotros depende continuar ese legado, de allí precisamente nace la importancia de emanciparnos y defender hasta lo indefendible. Porque nosotros los jóvenes somos descendientes de aquellos forjadores de la patria, somos producto de las luchas independentistas y revolucionarios de quienes nos obsequiaron lo que hoy conocemos como libertad.

Daniela Mártin Corozo, estudiante. 

“Fue fruto de la valentía y el coraje de los libertadores”

"El punto de partida es pensar en el pasado existe a través de las vivencias que tenemos. Hay que considerar que le primer grito de la independencia se dio en Quito y fue fruto de la valentía y el coraje de los libertadores, nosotros los jóvenes lo vivimos desde los cambios sociales.

Creo que es importante saber que esa fecha nos sirve para  conmemorar sí, pero también para no olvidar lo aprendido.

Los cambios sociales se pueden hacer y son importantes. Se reconoció a los indígenas como parte de la sociedad porque antes del 10 de agosto eran no eran consideradas como personas. Ocurrió lo mismo con los mestizos y les dieron los mismos derechos que a los demás. Es cierto que el racismo empezó con la llegada de los españoles y hasta hoy persiste.

Pero las transformaciones sociales se pueden hacer y la valentía, el coraje, la entereza que nos dieron los libertadores nos da una pauta para seguir adelante. Podemos sacar adelante colectivos sociales que no están visibilizados como las mujeres o los GLBTI. Incluso podemos parar la violencia social contra ellos y con los indígenas".

Daniela Salazar, estudiante

“Sirvió para una especie de boom libertario en la Región”

Tomando en cuenta el papel de mujeres como Manuela Cañizares en ese acontecimiento, considero que ese hecho fue de vital importancia, no solo para Ecuador, sino para el resto de países de Latinoamérica.

Estos también estaban colonizados por España y a partir de esta fecha llegó una especie de “boom libertario” en América Latina que contagió a la región y permitió que otros países también se independicen.

Es así como este hecho histórico se mantiene vigente en la actualidad porque a los jóvenes nos recuerda que podemos ser agentes de cambio y contagiar en otros la conciencia de crear sociedades más justas y democráticas.

El papel de mujeres como Manuela Cañizares fue de vital relevancia en los hechos que finalmente desencadenaron en el primer grito de la independencia; mucho más, si se toma en cuenta el contexto jurídico y social que rodeaba a las mujeres en aquella época.

Pese a estas fuertes limitaciones, Manuela Cañizares participó en estas revueltas  independentistas y es un claro ejemplo de cómo se pueden utilizar los privilegios para abanderar causas que logren cambios positivos en la sociedad.

Rafaela Briceño, estudiante y emprendedora.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Cuentos de Cartón

#CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar

Medios Públicos EP