Cuando Lorena Bobbit volvió a Ecuador

- 15 de febrero de 2019 - 00:00
La obra de Hernán Zúñiga dedicada a Bobbit fue censurada en 1994, cuando ganó una mención el Salón de Julio. Marco Alvarado (foto) en una visita guiada por la muestra Contaminados.
Fotos: César Muñoz / EL TELÉGRAFO

Jordan Peele produce el trabajo que se estrenó el viernes 15 de febrero en la plataforma streaming. Reconstruye la historia de una mujer que fue víctima de abuso doméstico.

En 1993 Hernán Zúñiga, el artista ambateño radicado en un barrio de comerciantes de Guayaquil desde niño, vio a Lorena Bobbit llorar en la televisión porque había castrado a su esposo con un cuchillo mientras dormía, luego de ser maltratada y violada. Zúñiga le construyó un altar.

Cambió la imagen de la Virgen Dolorosa por una Lorena que lleva entre sus manos un pene y un cuchillo, con la mirada perdida. Había pasado un año desde que esta migrante ecuatoriana, oriunda del cantón Bucay, en Guayas, empezara el proceso de juicio por “castración con alevosía”.

Mientras que su exesposo, de quien Lorena mantiene -al menos públicamente- su apellido, enfrentó cargos por abusos y malos tratos y pasó por un proceso de reimplantación del pene.

Cuando Zúñiga ganó una mención del Salón de Julio con esta obra, que simula el neobarroco, monseñor Juan Larrea Holguín, arzobispo de Guayaquil de esa época, solicitó retirarla de la exposición.

El titular del museo, que en ese entonces era Paco Cuesta, se negó a hacerlo en uso de sus facultades como director del Salón.

La obra finalmente fue retirada de la muestra por orden directa del alcalde de la ciudad, León Febres-Cordero. La cubrieron con un manto blanco y luego la escondieron en la reserva. Febres-Cordero dijo que no se exhibiría hasta su muerte.

La adolorida de Bucay se enfrenta finalmente al público dos días después de la muerte de Febres-Cordero, cuando se inauguró una muestra conmemorativa por los 100 años del Museo Municipal. El año pasado se integró a la muestra Contaminados, en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC). 

Lorena Gallo, el nombre de soltera de esta ecuatoriana, terminó el juicio en 1996. Ella y su expareja fueron declarados inocentes. Él tuvo un corto paso por el cine pornográfico con el lanzamiento de John Wayne Bobbit: sin cortes.

Ella volvió a Ecuador invitada por Silvana Ibarra, la cantante que quería que junto con el político roldosista y entonces presidente de la República, Abdalá Bucaram, fuera la madrina del bautizo de su hija.

En el país visitó la cárcel, su cantón, la Virgen del Cisne en Loja y Bucaram le dedicó “Ese soy yo”, en su show con Los Iracundos. Bobbit no dio entrevistas y, según un registro de Vistazo, quería cobrar entre tres mil y cinco mil dólares por una.

Desde entonces dijo que estaba dedicada a escribir un libro y a poder encontrarse consigo misma.

Después de 26 años de castrar a quien terminó por divorciarse nuevamente de otra mujer, por cargos de maltrato, Bobbit es la protagonista de un documental dividido en cuatro partes y producido por Jordan Peele.

Disponible desde el viernes 15 de febrero en Amazon Prime Video, el filme participó en el prestigioso Festival de Sundance y revisa cómo durante el juicio que enfrentó Lorena, se obvió muchas veces las agresiones a las que fue sometida por su expareja, a nivel mediático.

La ecuatoriana está al frente de Lorena’s Red Wagon, una organización sin fines de lucro que ayuda a las sobrevivientes de violencia doméstica.

En una entrevista con el periódico New York Times manifestó que esta serie “se trata de una víctima y una sobreviviente, y de lo que pasa en el mundo actualmente”. (I)  

Obra
Muestra contaminados
La muestra que rescata el trabajo de Hernán Zúñiga a partir del sufrimiento de Lorena Bobbit es parte de esta exhibición que revisa varias etapas del arte popular. Está abierta en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo.  

26 años han pasado desde que Bobbit castró a su marido, la noche del 23 de junio de 1993.

Entrevistas
Actualmente Lorena Gallo dirige una organización sin fines de lucro que ayuda a las sobrevivientes de violencia doméstica. Ha roto gran parte de las incógnitas de su caso. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: