Mercedes barcha sucede a su esposo

La FNPI busca perpetuar el legado de Gabo

Mercedes barcha sucede a su esposo
21 de julio de 2014 00:00

“Empecemos por observar juntos que cuanto más se fundan escuelas académicas de periodismo, más evidente se hace que enseñan muchas cosas útiles para el oficio, pero muy poco del oficio mismo. Y casi nada de las 2 materias más importantes: la práctica y la ética”.

En 1995, Gabriel García Márquez inauguraba con esta declaración de principios la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en Cartagena de Indias.

La FNPI se enfocaría, desde entonces, en el periodismo narrativo, la ética periodística y la estimulación de los periodistas más destacados del continente a través de talleres y encuentros de los que han participado hasta la fecha más de 5.000 personas, a cargo de las principales figuras del oficio, desde el colombiano Alberto Salcedo Ramos hasta el fotoperiodista ecuatoriano Pablo Corral.

Casi 20 años despúes, y tras la muerte de su fundador el 17 de abril de 2014, la FNPI atraviesa un momento de renovación.

El 17 de junio, la junta directiva –compuesta por los periodistas Jean François Fogel, Jon Lee Anderson y María Teresa Ronderos; Sergio Ramírez; la directora del Museo de Arte Moderno de Cartagena, Yolanda Pupo de Mogollón; el hermano del Gabo, Jaime García Márquez, y la esposa del escritor, Mercedes Barcha- eligieron a la cónyuge del premio Nobel como su sucesora a cargo de la presidencia de la FNPI.

Jaime Abello Banfi, director del organismo desde su creación, asegura que “Lo primero es decir que tenemos institucionalidad. Lo que tenemos que hacer es mantener su continuidad. Contamos con una serie de aliados, con un respaldo del tipo patrimonial que en la medida en que lo mantengamos puede asegurar que continuemos trabajando en pos de los objetivos funcionales”.

Su principal aliado es la Organización Ardilla Lülle, que aglutina a varias frecuencias de radio, el canal RCN Televisión, la marca de gaseosas Postobón y el equipo de fútbol Atlético Nacional. Su dueño, Carlos Ardilla Lülle, es uno de los hombres más ricos de Colombia.

Otros socios son el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, la empresa farmacéutica Roche, la Unesco, y una decena de organizaciones y empresas que figuran como ‘donantes y socios de proyectos’ de la FNPI.

En 2013, la Fundación creó el Premio de Periodismo Gabriel García Márquez, un galardón que reemplazó al Premio de Nuevo Periodismo FNPI + Cemex, que entregaba desde 2001. El enfoque del concurso se volcó hacia las nuevas tendencias del periodismo y se realiza con el apoyo de la compañía de inversiones Grupo Sura, Bancolombia y la Alcaldía de Medellín.

El premio García Márquez reconoce 5 categorías:Texto, Imagen, Cobertura, Innovación y Excelencia, y recibió más de 1.400 candidaturas provenientes de 35 países.

Los ganadores de cada categoría se anunciarán el 30 de septiembre próximo y recibirán $ 15 mil y un viaje a Medellín para asistir a la ceremonia de premiación. “Estamos tratando de parecernos a ese periodismo que está sometido a un proceso profundo de transformación desde su modelo de operación, de negocios y de relación con el público”, explica Abello sobre los cambios en las bases del premio.

El director sostiene que, aunque no prevé un cambio en cuanto al enfoque que maneja la Fundación, tras la muerte de García Márquez, “esta es una fundación creada por él y que tiene un papel que cumplir respecto a las ideas del periodismo que él sostenía”.

Además, descarta que la organización vaya a convertirse en una universidad. “Nos vamos a mantener fieles a esa idea que es muy de Gabo: ofrecer talleres, estimular a los mejores periodistas y promover debates, pero sin convertirnos en una entidad o institución académica”, afirma.

Contenido externo patrocinado