“La historia no es solo de hombres héroes, sino de mujeres fundamentales en los procesos históricos”

- 09 de agosto de 2020 - 00:00
Dayana León, catedrática universitaria, reflexionó sobre el rol de la mujer en los grandes momentos de la historia.
Fotos: John Guevara / EL TELÉGRAFO

El liderazgo de Manuela Cañizares fue fundamental en la gesta independista. Ella fue un artífice que construyó los eslabones para que se proclame la independencia. Esa fue la reflexión de Dayana León, docente universitaria y consultora en comunicación, master en Ciencias Sociales.

¿Cuál es la mirada de género que se debe dar a la historia?
Se necesita una historia contada por las propias mujeres y que exista una producción literaria, artística y científica que no excluya a las mujeres. La mujer debe ser parte de una historia, pero también de una memoria constante de los hechos y de la transformación en la sociedad.

¿Por qué casi siempre son los hombres los que cuentan los acontecimientos históricos?
Porque hay desigualdades y división sexual del trabajo donde los roles y responsabilidades no ha sido incursionar en estos acontecimientos.

Eso ha cambiado en los últimos años, pero no todo está solucionado. Es necesario una mayor formación, influir en los pensum de estudios de las escuelas, colegios y universidades y que exista una mirada histórica con enfoque y perspectiva de género.

Además las mujeres debemos interesarnos por conocer para escribir sobre la historia. La lucha por el poder ha sido también un espacio para invisibilizarnos.

¿La historia ha sido injusta con las féminas?
Sí, porque no se han resaltado los valores a lo largo de ella. En la FLACSO hicimos un ejercicio interesante a partir de una investigación de la docente, Ana María Goechel, sobre la historia del feminismo en Ecuador.

Es la mirada de las mujeres en diferentes procesos de transformación de la sociedad y en los procesos independentistas. Nosotras tenemos que rescribimos y empezar a mirar la historia también contada por el relato de las mujeres y darles la voz a ellas para que cuenten los procesos históricos de este país. Lo primero es contar una historia real, verdadera desde las voces de las propias mujeres.

Lo segundo es cómo recuperamos la mirada histórica desde esta voz e invitar a ellas y a ellos a construir una historia más justa y más igualitaria, con hitos y procesos. ¿Qué pasó con el sufragio femenino? ¿Qué ha pasado con la ciencia? ¿Qué ha pasado con las mujeres que han sido precursoras en la milicia y la Policía Nacional?

img_20200808_133412

¿Eso cambiaría los hechos o no?
No hay que excluir de estos procesos a los hombres porque hay grandes historiadores que han resaltado las figuras de las mujeres y les han dado el lugar que históricamente se merecen.

Pero también es importante que las mujeres nos empoderemos de la historia y cada vez seamos capaces y nos atrevamos a contar la historia desde nuestra cosmovisión.

Umberto Eco decía: ¿cuál es el oficio del lector? cómo se expresan los temas desde los puntos de enunciación que los de las mujeres contribuirán a tener un historia igualitaria. Primero involucrarse y contar la historia de la sociedad y de las mujeres.

En Ecuador hay mujeres que escribían a inicios del siglo XX y contaban los procesos que vivían, hay que escribir más y dejar huellas. La historia no solo es de hombres héroes, sino de mujeres que han sido fundamentales en la construcción de este país y de América Latina.

El 10 de Agosto de 1809 es el primer grito de independencia en Ecuador y en Latinoamérica. ¿Cuál fue la participación de las mujeres en este hecho?
Este hecho fue muy importante en Ecuador, pensemos en lo que pasó en la víspera del 10 de agosto de 1809.

En la noche hubo una reunión en la casa de Manuela Cañizares, ella era una mujer ilustrada y confluida muchas ideas, organizaba tertulias donde se analizaban temas de política, arte, literatura. Esa noche fue la antesala para el primer grito independista en América Latina.

¿Qué pasó allí? Algunos historiadores cuentan que varios patriotas dudaban y quisieron deslindarse de ese hecho. Pero Manuela se paró muy firme y les dijo incluso dio una lección histórica de la entereza de las mujeres en ese momento: “Cobardes, hombres nacidos para la servidumbre, ¿de qué tenéis miedo? No hay tiempo que perder”. Eso fue contundente para aquellos que querían echarse para atrás y el resultado de ese primer grito de independencia dio lugar a la primera junta de gobierno.

¿Es posible pensar la historia de Ecuador sin Manuela Cañizares?
Ella fue la memoria de esos hechos. La influencia de la mujer, el liderazgo de Manuela Cañizares fue fundamental en la gesta independista.

Su casa fue un espacio de confluencia de ideas, de discusiones, también se constituyó un momento histórico porque ella fue un artífice y construyó los eslabones para que se proclame la independencia. No puede hablarse de independencia en Ecuador si no se menciona la entereza, el ímpetu y la valentía de mujeres como Manuela Cañizares.

Pero aún en esa época las mujeres participaron de la esfera pública para demandar derechos y libertades al Estado.

Hay momentos importantes en la historia de la mujer ecuatoriana, hay que estudiar más y profundizar los hechos. Es necesario mirar lo qué pasó en cada uno de los momentos históricos de Ecuador en los cuales las mujeres ocuparon espacios importantes.

Tenemos a Manuela Sáenz, quien era adolescente cuando ocurrió el asesinato de los patriotas quiteños, quedó impactada y fue muy cercana a Manuela Cañizares. No podemos construir historia sin que nosotras nos construyamos. Hay otras mujeres como Nela Martínez, por ejemplo, que son rostros visibles de la historia de Ecuador. Pero hay otras que día a día van haciendo un mejor país desde sus hogares, trabajos y todos los espacios y ámbitos.

¿Cómo se debe leer esa fecha en la actualidad?
Hay que leer esa fecha con enfoque de perspectiva de género y rostro de mujer.

¿Qué hacer para que la historia no sea esquiva con las mujeres?
La historia debe ser primero conocida, entendida por las propias mujeres. Muchas veces no deconstruimos esa historia desde la voces de las mujeres.

Hay que leer a las mujeres que hicieron historia en ese momento. Conocer, aprender y empoderarnos de la historia es un proceso sistemático donde la escuela, familias, entornos y medios de comunicación tengan nuevos contenidos. Hay que trabajar para una mejor comprensión de nuestra realidad, cercana interpretación y memoria histórica que sea justa con las mujeres.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP