Guayaqueer activa identidades GLBT desde lo cotidiano

- 27 de enero de 2018 - 00:00
En sus plataformas de Facebook e Instagram toman causas que son minimizadas mediáticamente, como el homicidio a transexuales.
Imágenes: cortesía de Guayaqueer

El creador e ilustrador Víctor García junto con Ismael Chock se reapropian de símbolos culturales del país para redefinirlos desde el activismo.

Hace 20 años se despenalizó la homosexualidad en Ecuador. Para Víctor García (creador, ilustrador, artista, exmigrante y farrero empedernido)  e Ismael Chock (director de arte, productor, artista y teórico, apasionado de la cultura visual y música) después de todo este tiempo aún hay muchos frentes que tomarse. Y ellos ahora van por el espacio público. 

Después de residir un periodo de su vida en Italia y asumir una identidad queer, Víctor regresó a un Guayaquil al cual debía hacerle cara, con todos sus defectos: “comportamientos machistas y heteronormativos, incluso por parte de los GLBT, porque notaba mucha homofobia interiorizada”.

García considera que las organizaciones GLBT del país son bastante ‘amerieurocéntricas’, es decir que quieren hacer pasar a la comunidad como algo mundial, pero que al mismo tiempo excluyen su sentido latino.

En sus plataformas de Facebook e Instagram toman causas que son minimizadas mediáticamente, como el homicidio a transexuales.  

Ya lo decía hace una semana el artista Janio Navarrete a través de un mural que es parte de la muestra ‘La escuela del terror’, en Galería Violenta, al sur de Guayaquil. 

En su trabajo, Navarrete exhibe los cuerpos de hombres de la lucha libre y sus máscaras. Navarrete explora nuevos sentidos en la manera en que este deporte representa la masculinidad y. al mismo tiempo. un estereotipo de belleza que –dice– muchas veces se asume también desde lo ‘gay’. 

Cuando Víctor regresó de Italia, de haber realizado pasantías y voluntariado en una de las Bibliotecas de documentación GLBT más grandes de Europa, el Centro di Documentazione Flavia Madaschi del Cassero, se sentía próximo al activismo del que fue parte.

Sentía entonces que la bandera ‘gay’ sintetizaba la lucha por los derechos de la comunidad como algo universal. “Se ha perdido ese espíritu rebelde y sin tapujos que caracterizó desde siempre a las luchas y poblaciones queer”.

Hace dos décadas se despenalizó la homosexualidad en el país. La agrupación hace un escudo más inclusivo.

Su aporte fue crear una marca de ropa que además de ocupar los espacios públicos con vestimenta pueda activar discursos en torno a las problemáticas del mundo GLBT.

Dice que la marca ‘Guayaqueer’ apunta a microrrevolucionar desde lo que uno se pone, ya que esto es un paso enorme, es asumir una responsabilidad sobre las formas de representación de uno mismo en el espacio público.

“Buscamos dar forma a una nueva rebeldía cuyr que literalmente pone el cuerpo para llevar consigo una idea, un mensaje plasmado en una prenda de vestir”.

García e Ismael Chock, asociados a través de una plataforma que se activó en Instagram y Facebook, buscan proveer imágenes fieles a sus realidades y problemáticas como “guayacxs y ecuatorianxs (lo escriben con x para no asumir un género) las cuales pueden empezar debates, irrumpir espacios, cuestionar, trastocar modos de pensar y crear una nueva cultura audiovisual GLBT (cuyr, lésbica…)”.

Este colectivo que empieza a inundar las redes sociales y los espacios públicos con sus protestas toma como figura central la imagen de Juan Pueblo, esa caricatura “tan guayaquileña” que creó Jaime Virgilio Salinas desde la irreverencia y crítica a las políticas públicas de la época. Ese símbolo que más tarde adoptó el Municipio de la ciudad para convertirlo en un ejemplo de civismo y de “buen guayaquileño”.

Guayaqueer  toma ese símbolo cívico para convertirlo en ‘Juana Pueblerina’.

Con ello, según Víctor, recurren a una imagen a la cual consideran neocolonialista para evidenciar los estereotipos de la ciudad y la discriminación que aún existe.

En sus consignas utilizan marcas locales o símbolos que cambian el discurso de la representatividad ‘gay’, con la bandera multicolor. 

Israel sostiene que desde el activismo GLBT también se encontraron “con ciertos imaginarios en los cuales los hombres homosexuales se han llevado la mayor parte de la visibilidad en la historia cuyr del país y en términos legales para nuestra ciudad, dejando en las sombras a todo el espectro de personas (en especial nuestras compañeras las transexuales) que lucharon para despenalizar la homosexualidad en el Ecuador”.

Para estos activistas “lo queer es un término paraguas que lo alberga todo pero no que discrimina ni establece diferencias en un sistema que quiere normalizar y clasificar todo. Por eso lo queer, cuir, cuyr se encuentra en construcción, desafiando la noción de la identidad individual”.

“Guayaqueer se resiste a la categorización de las personas y se pregunta/mira las cosas desde perspectivas contextuales, geográficas, históricas, culturales”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: