Un partido por la vida de Emma

- 01 de febrero de 2019 - 00:00
Isaac Garcés es Rodrigo, papá de Emma (Emma Leench), con leucemia.
Foto: cortesía de Pacha Mama Film Makers

El filme La última gambeta, producido por Pacha Mama Film Makers, se estrenará en junio

Contar una historia con los ingredientes idóneos para que sea atractiva, genere conciencia social e incluso permita reunir fondos económicos para gente de escasos recursos fue la idea del escritor Carlos Acosta para su filme.

La última gambeta es el resultado de un trabajo que  produce con Pacha Mama Film Makers, bajo la dirección de Jorge Álvarez, productor ejecutivo.

Hace un año este proyecto inició la etapa de preproducción y contó con la experiencia de Fabián Rodríguez, de Faroca Producciones, para  grabar las escenas de una película que reúne temas como el  fútbol, el amor, valores familiares, prejuicios y unión entre amigos para cumplir un sueño.

Una historia de amistad
Contada en género de comedia, la cinta narra la situación de Rodrigo (Isaac Garcés), un joven irresponsable, esquivo con los compromisos y emprendimientos, pero a quien la vida lo pondrá contra la pared por la salud de su hija Emma (Emma Leech), quien padece de leucemia.

De izq. a der. Isaac Garcés, Heriberto Rodríguez y Carlos Acosta.

La enfermedad avanza y el tratamiento cuesta $ 25.000.  Entonces buscará una solución que, afortunadamente, encontrará en un afiche con la convocatoria a un partido de fútbol, en el que el equipo vencedor ganaría la misma cifra requerida para la terapia de la nena.

Su mejor amigo, Manuel (Heriberto Rodríguez), lo ayudará en esta aventura y serán sus torpezas las que pondrán de cabeza el proyecto, pero con comicidad.

Así como este, Fernando (Jhonny Miranda), quien se alinea como arquero, es un gay que enfrentará las miradas y comentarios homofóbicos. Sin embargo, la amistad hará lo suyo y permitirá el engranaje de este personaje singular y divertido.

La carga dramática recaerá en el papel del “maestro” entrenador, caracterizado por Carlos Acosta, quien entra con mano dura a pulir a los jugadores improvisados y con  poca experiencia.

Rafael Baca interpreta a un ejecutivo y Diana Moreira, mamá de Emma.

“En un mes viajaré a España, Dinamarca y Liverpool para filmar las partes cuando el maestro recuerda su época de entrenador profesional. Una época en que triunfó, pero se dedicó a una vida loca, a la que culpa de perder a su mujer e hija”, cuenta el escritor ecuatoriano, quien emigró más de 20 años del país y retornó hace poco para la producción.

Él y su equipo presentaron  el tráiler de la cinta el mismo día que lanzó su libro Los contagiosos aullidos de María la petatera, en la Biblioteca Municipal.

En cuanto al lenguaje narrativo, Acosta señala que no quiso utilizar modismos regionales, ni actitudes con etiquetas aplicadas en ciertas producciones televisivas.

“La gente me decía si metes un meco o una mujer pechugona, un serrano o costeño te irá bien. Hasta me dijeron que meta a un chico al que le dicen ‘Harta demencia’ y me negué (...). Aquí no te reirás de los personajes sino de lo que sucede en la película”, comenta el guionista sobre las recomendaciones que le dieron colegas del gremio.

Así fue como seleccionó actores semiprofesionales, a quienes guió en talleres con técnicas de actuación para cine.

Campaña de crowfunding
El productor ejecutivo cuenta que el 45% de la película está grabada en distintas locaciones de Guayaquil, como el parque Forestal, Sauces 9, Bastión Popular, Isla Trinitaria y también en el Malecón 2000.

“Intentamos buscar locaciones y auspiciantes para solventar los gastos de la película. Tenemos unos en carpeta que colaboraron con las camisetas de los jugadores”, detalla Jorge Álvarez.

Se prevé que La última gambeta se proyecte en salas de cine en junio de este año.

Parte de lo recaudado será destinado a Fluvida, una fundación dedicada a la lucha del cáncer infantil, y también a un programa que ayuda a niños de la calle. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: