El Museo Casa del Alabado se centra en las espiritualidades

- 20 de julio de 2017 - 00:00
A los saberes estéticos que contiene el museo se suma el testimonio histórico-arquitectónico de la casa.
Foto: Carina Acosta / El Telegrafo

600 piezas elaboradas por las culturas precolombinas de Ecuador se exhiben en el sitio de manera que transmitan la cosmovisión andina a través de 3 mundos.

El Museo de Arte Precolombino Casa del Alabado resguarda 5.000 piezas patrimoniales, 600 de las cuales están expuestas de forma permanente. El eje curatorial del repositorio es la espiritualidad y está ubicado en las céntricas calles Cuenca y Bolívar.

Este sitio cultural apostado en el Centro Histórico de Quito trata de “desmarcarse del discurso de Estado-nación”, dice su directora, María Fernanda Cartagena. La selección de las piezas expuestas no sigue un orden cronológico, sino estético, explica Alejandra Sánchez, investigadora del museo que se divide en tres mundos: el de los ancestros (Uku Pacha), de los humanos (Kay Pacha) y uno superior (Hanan Pacha).

Los bienes culturales, la museografía y la casa en sí conforman un camino por seguir en El Alabado, que recibe menos público que el habitual debido a los trabajos que se hacen en el sector de San Francisco por el Metro de Quito.

La casa fue construida en el siglo XVII y tomó su nombre (1671) de una inscripción en castellano antiguo que se conserva en el dintel de la entrada: “Alabado sea el Santísimo Sacramento”.

La edificación también fue conocida como “la casa de los patios”, por los siete espacios interiores que permanecen descubiertos. Su última restauración inició en 2006 y duró cuatro años. El arquitecto Luis López estuvo a cargo de los trabajos, en los cuales se sacaron los revestimientos y enlucido de las paredes de forma parcial para descubrir las intervenciones pasadas. Así se pueden ver adobes y ladrillos de distintos tamaños y dinteles superpuestos en varias galerías, que “exhiben, como testimonio, las capas de historia”, narra Cartagena.

Un dintel, por ejemplo, salió de un árbol cortado entre 1370 y 1470, dice Sánchez. Los primeros cimientos de la casa, según varios análisis, serían de hace cinco siglos, entonces, las vigas y maderas que la conforman pudieron ser reutilizadas, como se acostumbraba en la ciudad de entonces, un espacio dominado por la corona española.

La segunda planta de la Casa del Alabado habría aparecido en el siglo XVII y los usos que le dieron fueron múltiples, no siempre religiosos y, ahora, museales y espirituales.

Un repositorio vivo

El espacio acoge, hasta el próximo 30 de julio, la muestra temporal  Horamen, del artista Adrián Balseca sobre la Isla Tolita Pampa de Oro.

Al recorrer el museo, los visitantes tendrán la idea de que cada espacio es interactivo. Además, lo expuesto se renueva según ejes distintos de los narradores, como el antropológico, arqueológico, espiritual, ritual, agrario y metalúrgico.

La última ampliación de la muestra permanente está dedicada a los amuletos, esos objetos pequeños que se llevan como cábala, a los que se les atribuye la virtud de alejar el mal o propiciar el bien.

Las reflexiones que genera la casa van en varias direcciones. Y tienen la variedad de los materiales con que están construidas sus piezas: cerámica, piedra, metales (cobre, oro, plata y platino), madera, textil, hueso o concha spóndylus. De estas también se pueden observar las restauraciones que contienen y que ha sido fiel a su concepto inicial, sin añadir formas.

Las culturas Chorrera, Jama, Carchi, Pasto y Puruhá se encuentran dispuestas de una forma en que sus singularidades visuales puedan distinguirse para hacer visibles las marcas identitarias de cada etnia.

Los habitantes de la casa-museo en el siglo XVIII pudieron ser aristócratas de la época por su ubicación. En los recorridos algunas botellas silbato y pututos se activan para que el encanto rebase lo visual y un árbol de higo se ha conservado más de ocho décadas. (F)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar