El Facilitador, dedicada al actor Manuel Calisto

31 de agosto de 2011 - 00:00

Exterior. Día. El convertible gris dio varias vueltas hasta que la escena perfecta quedó capturada. A bordo, Miguel y César, indispuestos por el tráfico en la ciudad, respondían a las instrucciones del “Viqui”, como llaman sus amigos  al director Víctor Arregui, mientras los peatones curioseaban y un par de policías miraban atentos a los involucrados en la grabación.

Se filmaba  la escena 136.  Eran las 09:00, lo que indicaba  un retraso de media hora en el cronograma del último día de rodaje y aún quedaban diez escenas por filmar. Un policía de tránsito apostado en la intersección de las calles República de El Salvador y Portugal, al norte de Quito, se había convertido en parte de la producción: detenía el tránsito cuando veía que el convertible se aproximaba, para que todo saliera como lo dictaba el guión. En las camisetas de los miembros del equipo, sobre sus espaldas, se leía: “A Manuel Calisto”.

Luego de cuatro semanas y dos días de rodaje, Arregui concluyó ayer esta etapa de la producción de su próximo filme, El Facilitador, dedicado a su amigo personal, actor de teatro y cine,  fallecido en junio pasado, Manuel Calisto.

Desde hoy se inicia el proceso de montaje de la película, cuya estrategia implica, en primera instancia, grabar  un tráiler que servirá para promocionar la  cinta en el Festival de Cine de San Sebastián, con el propósito de obtener financiamiento para la etapa de  la posproducción.

Tres actores protagónicos: Francisco “El Pájaro” Febres Cordero como Miguel, Juan Carlos Terán como César, la chilena María Gracia Omegna como Elena, y hasta 150 extras en alguna de las 146 escenas que componen el largometraje completo, cuentan una historia que narra las vicisitudes de un grupo de empresarios que planifica la construcción de una central hidroeléctrica en una zona montañosa  cercana a Quito, y que enfrenta la férrea oposición de los habitantes del lugar.

“Está todo listo”, dijo a través de su radio Soledad Santelices, asistente de producción. Juan Carlos Terán le respondió. La cámara estaba ubicada y Arregui, tranquilo y con voz baja, comentó algo con el camarógrafo. El auto se acercaba una vez más al paso cebra de la intersección.

Enseguida le pidió al “Pájaro”, quien iba al volante, que se adelantara un poco. Los actores entraron en el cuadro y tras varios intentos fallidos la escena quedó por fin registrada.

El cineasta guarandeño proyecta presentar el estreno oficial de su nueva producción durante el primer semestre del próximo 2012.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: