El "Otro Cine" creció en los últimos tres años

- 22 de mayo de 2018 - 00:00
Esta edición trajo a ocho documentalistas del mundo. Uno de ellos fue el mexicano Everardo González (foto), a quien se le dedicó una retrospectiva.
Foto: cortesía EDOC

El Festival de Cine Documental tuvo los últimos tres años 36.481 espectadores en sus sedes de Quito y Guayaquil. Tamaño del siguiente encuentro depende de las garantías de sus auspiciantes.

Corporación Cinememoria tiene claro que el perfil del público que asiste al Festival Encuentros del Otro Cine (EDOC) va desde los 18 años en adelante. El grupo mayoritario está entre los 20 y 40 años de edad. La mayoría son estudiantes o profesionales de áreas como ciencias sociales, cine y actividades relacionadas con el arte y la cultura.

Este año el perfil de espectadores del EDOC, posiblemente, tuvo un crecimiento y una variación. Las cinco sedes de Quito estuvieron llenas todo el tiempo, con entradas agotadas, sobre todo -según Alfredo Mora Manzano, director del festival- en salas como Ochoymedio e Incine. En otros espacios como Flacso Cine, donde en anteriores ediciones no hubo funciones llenas, también se agotaron las entradas por completo.

El pasado sábado, en Quito, el cierre del encuentro documental más importante del país excedió la capacidad de la sala de la Casa de la Cultura para ver Fiestas centenarias del Ecuador, un filme que registra las actividades de conmemoración del centenario de la Batalla de Pichincha, filmado el 24 de mayo de 1922, durante la presidencia de José Luis Tamayo. 

Incluso el domingo, en la última función, el efecto se repitió en las dos ciudades centrales de la programación. En Guayaquil, las entradas para ver Siguiente Round, la película de clausura, se agotaron a las 16:00 y hubo quienes se quedaron afuera de la sala, a la espera de que los dejaran ingresar.

“Fue una gran edición del festival”, dice Mora Manzano ante lo que parecería un incremento del público de los últimos años, aun cuando tienen que hacer el reporte final de asistencia. 

De 2015 a 2017, el EDOC tuvo 36.481 espectadores. En 2015 fueron 15.845 en sus cinco sedes de Quito y en Muégano Teatro, MAAC Cine e ITAE, en Guayaquil.

En 2016, el año del terremoto,  asistieron 7.569 espectadores en Quito y tuvieron dos sedes pequeñas en Guayaquil: una clase de la UArtes y Muégano Teatro, que entonces estaba al sur.

En 2017 el público volvió a crecer con 13.067 espectadores con sedes en el MAAC Cine -a pesar de los problemas técnicos de su sala- y cinco sedes de Quito.

Este año las cifras posiblemente no son comparables dado que Muégano Teatro, la sede central del encuentro en el puerto principal, tiene menos capacidad que el MAAC (300 vs. 100). Para Mora Manzano, en esta ciudad, en la que coproducen con la Universidad de las Artes (UArtes), hay más público potencial.

Antes de inaugurar la 17 edición de este encuentro su director se preguntaba “¿Tienen los días contados los festivales en Ecuador?”. Lo hizo en un texto publicado en el suplemento cultural Cartón Piedra. En este dijo que a pesar de haber recibido la mayor postulación de filmes de su historia (1.500) estaban a punto de anunciar que esta edición sería la última.

Para Mora Manzano, la acogida del encuentro puso en evidencia cómo el público espera este festival. Y ahora, en un breve balance sobre el encuentro, sostiene que como Corporación Cinememoria “siempre tenemos la esperanza de que haya festival, pero no podemos asegurarla hasta que no haya acuerdos claros con las entidades que nos auspician, estamos agradecidos con ellas, pero no existe una política que lo garantice”.

En 2013 el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP) lanzó el programa “Sistema Nacional de Festivales”. En 2016 abrió una convocatoria para decidir un financiamiento de Festivales Emblemáticos. En ambos casos se premiaban distintas categorías y disciplinas, pero la política pública para hacerlo duró solo un año en cada caso.

Mora Manzano ha establecido diálogos con la nueva entidad a cargo de respaldar encuentros cinematográficos como este, el Instituto de Cine y Creación Audiovisual (ICAA), y asegura que esta situación está por cambiar.

Sin embargo, sostiene que el tamaño del festival depende de la cantidad de auspiciantes y respaldos estatales, pero no hay ningún soporte que les garantice continuidad.

Agrega que analizan tener más sedes en Guayaquil, un trabajo que está a cargo de su coproductora, la UArtes. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: