Ballet Metropolitano, 15 años de baile mestizo

- 17 de marzo de 2020 - 00:00
Los integrantes del Ballet Metropolitano, durante el ensayo de un fragmento de la obra Amanecer. El elenco cuenta con 13 bailarines y dos aspirantes.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

El elenco del Ballet Nacional de Ecuador se conformó para generar propuestas dancísticas relacionadas con ritmos populares y mestizos.

Cuando nos acercamos al tabloncillo donde el Ballet Metropolitano ensayaba una coreografía en su “cuartel general”, ubicado en la avenida Gaspar de Villarroel y Manuel Abascal, en Quito, escuchamos los acordes de La misa criolla que acompaña a un extracto de la obra Amanecer.

Primero en puntillas, para no ser vistos ni escuchados, nos apostamos a la entrada del  lugar y desde allí vimos —atenta a todos los movimientos de los bailarines, corrigiendo posiciones y exigiendo mayor entrega— a Laura Solórzano, coordinadora del ballet.

Aprovechamos un descanso y abordamos a Laura: “Mi historia es desde hace 35 años, con idas y venidas, pero  evidentemente hay un desarrollo con los bailarines, pues era un elenco y se ha multiplicado; hay más técnica, más conocimiento, hay todo un equipo de producción, un equipo técnico que apoya mucho”.

Acerca del desarrollo del Ballet Metropolitano, Solórzano reconoce que ha tenido todo un progreso técnico: “Vamos buscando otras maneras de hacer el baile mestizo y decidimos montar Amanecer con este elenco”.

Amanecer es del coreógrafo cubano Gustavo Herrera: “Él nos visitó hace años y dio el empuje en el nacimiento del Ballet Ecuatoriano de Cámara (BEC) con esta obra”.

Laura retrocede en el tiempo y recuerda que ella estuvo cuando se hizo el primer montaje de Amanecer: “El maestro Rubén Guarderas  y  yo bailamos esta obra y la estrenamos. Viene a demostrar los caminos que se recorren, pues el BNE cumple 40 años y 15 el Metropolitano”.

En el momento de la visita de EL TELÉGRAFO, el Ballet Metropolitano ponía a punto el montaje de un collage que, además de Amanecer, presenta otras tres obras: Taita pendejadas, Fiesta en el mar y Pasillando.

De Amanecer, Laura abunda que  se montó hace más de 30 años: “Está vigente con su tema de la migración del campo a la ciudad, campesinos que tienen la ilusión de una vida mejor afuera, pero la solución es retornar a las raíces”.

Las otras tres obras completan un abanico del Ecuador: “Taita pendejadas es una creación colectiva de los chicos con pasillo y música autóctona; en Fiesta en el mar  usamos la marimba de Esmeraldas y en Pasillando la música más de ciudades de la Sierra, es como en un bar con esas canciones “corta venas”  que caracterizan a esta parte del país”.

Casi al término del descanso para continuar con el ensayo, dos bailarines en el ajetreo del cambio de vestuario, nos dan sus impresiones:

Carolina Nicolalde se siente honrada con estar aquí: “Estoy emocionada porque Amanecer  es una obra  símbolo del BEC pues nuestros maestros la bailaron, tiene mucho peso y es una gran responsabilidad como bailarina llevarla nuevamente al escenario. Es un reto muy fuerte con su contenido de la migración que sigue siendo actual”.

Luis Mejía lleva siete años en el Ballet Metropolitano. “Mi experiencia con estas obras es muy rica pues van a poder ver un collage con música diversa; cada obra dura 20 minutos. Ya he podido bailar en unas 15 obras, y también con el BEC”.

El plan era presentar este collage de cuatro obras, en un espectáculo de casi hora y media de duración, el martes 17 de marzo en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito, pero la emergencia por el coronavirus ha obligado a postergarlo.

Rubén Guarderas,el fundador

Cuando se habla de ballet en Ecuador resalta el nombre de Rubén Guarderas Jijón, director general del BNE: “Para mí fue muy importante poder haber decidido en 2005 la creación del Ballet Metropolitano para ir desarrollando y  profundizando en la forma de bailar del mundo mestizo, de ese mestizaje que nosotros hemos ido construyendo a través de muchos años”.

Sobre los resultados a la vista de estos 15 años, el maestro los califica como absolutamente satisfactorios: “Estamos felices de lo logrado hasta este momento con una presencia de bailarines muy importantes que han pasado por aquí y están dirigiendo otros grupos”.

El alcance del Ballet Metropolitano se lee en cifras más que elocuentes: “Hemos estado en las 23 provincias continentales del país, en más de 100 cantones para que las personas sientan nuestro mestizaje, es muy halagador”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP