El documental fue dirigido por un exmilitante del grupo subversivo

Alfaro Vive Carajo recibió un premio en La Habana

- 15 de diciembre de 2015 - 00:00
Mauricio Samaniego, el cineasta y exmilitante de AVC que sufrió torturas a los 18 años, fue galardonado. Fernando Sandoval / El Telégrafo

El documental fue dirigido por un exmilitante del grupo subversivo

Con 18 años a cuestas (el 9 de agosto de 1985) Mauricio Samaniego Ponce asaltó, junto con un grupo de militantes del movimiento insurgente Alfaro Vive Carajo (AVC), un camión que transportaba pollos de la empresa Pronaca. La acción, que recordaba a una de las proezas de Robin Hood (pretendía ser un donativo posterior a personas de escasos recursos), se llevó a cabo en la parroquia Yaruquí, en el noroccidente de Quito y tenía como destino el sur de la ciudad.

“Los Alfaro” involucrados -jóvenes e inexpertos- tenían la idea de repartir los pollos entre personas de escasos recursos económicos, pero cerca del colegio Juan Pío Montúfar (en el sector conocido como la Pío XII), se percataron de que un vehículo los seguía. Luego, el conductor se les atravesó en la vía, los apuntó con un arma de fuego y se inició una persecución. “Era el gerente de comercialización de la empresa”, le contó, socarrón, Samaniego a este diario, en mayo pasado, días antes del estreno nacional de la película en que relata las vivencias de AVC.

“No conocía a la gente de la célula que me acompañaba en esa acción política pero planeábamos entregar material impreso a la gente de un barrio marginal, hacer proclamas antes de darles los pollos...”, relató a propósito del documental que ha obtenido el Premio documental Memoria en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba. A mediados de los 80, y a causa de la toma del camión de pollos, Samaniego fue sentenciado a un año y medio de prisión por el delito de “asalto a mano armada” luego de padecer torturas en pleno régimen presidencial del ingeniero guayaquileño León Febres-Cordero, que fue de 1984 a 1988.

“Pensé que me iban a matar, temía eso incluso durante el operativo y más (todavía) al llegar al expenal (García Moreno), al que llegué hecho mierda”, confesaba.

“La izquierda siempre fue callada, manipulada por el poder oligárquico”, insistía el cineasta para mostrar un argumento revelador: la indiferencia mediática frente a las propuestas de la izquierda fue una de las causas de la formación del grupo conocido por las siglas AVC, que tomó las instalaciones del desaparecido Diario Hoy.

Los galardonados en La Habana

El filme chileno El Club, del cineasta Pablo Larraín, recibió el domingo pasado el Premio Coral al mejor largometraje de ficción en la edición 37 del festival cinematográfico de La Habana, donde se proyectaron más de 400 obras.

El jurado de este año estuvo encabezado por la actriz estadounidense Geraldine Chaplin y eligió El Club, una oscura historia que retrata un episodio en el que figuran varios sacerdotes involucrados en casos de pederastia y otros crímenes no resueltos por la justicia católica o la civil en Chile.

Mientras que el premio Coral a la mejor ópera prima fue para el filme venezolano Desde allá, de Lorenzo Viga. El argentino largometraje El Clan recibió el voto del público que le confirió el premio de la popularidad. El galardón al mejor guión se lo llevó la película mexicano-alemana Te prometo anarquía, del cineasta Julio Hernández, y los actores Diego Calva y Eduardo Martínez compartieron el premio a la mejor actuación masculina en papel protagonista.

La actuación femenina más destacada fue la de la mexicana Jana Raluy, por su rol en Un monstruo de mil cabezas, basada en la novela homónima de Laura Santaullo, que relata la desesperación de una mujer que hace todo lo posible para que el seguro médico apruebe el único tratamiento que puede ayudar a su marido, enfermo de cáncer.

La luz incidente, una coproducción de Argentina-Francia-Uruguay, ganó el premio de la categoría de fotografía para Guillermo Nieto, y el de dirección artística para Ailí Chen. Otro par de corales se los llevó la ya célebre El abrazo de la serpiente (Colombia, Venezuela, Argentina), en el apartado de edición para Etienne Boussac, y el de música original para Nascuy Linares. Campo Grande también fue doble ganadora, entre otras. (I)

Datos

El Documental ecuatoriano Alfaro Vive Carajo (Mauricio Samaniego Ponce, 2014) ganó el Premio documental Memoria, otorgado por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba.

El premio documental de largometraje lo consiguió Casa Blanca, de Aleksandra Maciuszek (Cuba, México, Polonia); el de cortometraje fue para Tripido, de Mónica Moya (Colombia); y el Coral Especial del Jurado en esta categoría lo obtuvo La pasión de JL, de Carlos Nader (Brasil).

En el certamen compitieron 135 películas, de un total de 444 filmes exhibidos durante 10 días. Entre los invitados estuvieron el actor norteamericano Ethan Hawke y el puertorriqueño Benicio del Toro. Mariel Hemingway presentó el filme Papa con pasajes de la vida de su abuelo Ernest.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: