Affleck, un ‘underdog’ redimido

04 de febrero de 2013 - 00:00

Ninguneado; ese es un término que explica bien la situación de Ben Affleck frente a los ojos del público o la crítica, en tanto actor, durante los últimos años. Esa  falta de confianza se ha dejado a un lado, sin embargo, ante el Affleck director, quien tiró en saco roto las manchas de su carrera artística y ha podido redimir su trayectoria, enterrando al ‘underdog’ que era.   

A los 25 años, Affleck, quien heredó de su padre la capacidad de escribir, apostó junto a su cercano amigo Matt Damon por confeccionar un guión. Esto significó para ellos un gran éxito, puesto que el resultado ganó el reconocimiento como mejor guión en los Globos de Oro y el premio Oscar en la misma categoría, en 1998.

El manuscrito, que desembocó en  la cinta Good Will Hunting -en la que Affleck también actuó-, auguraba una gran carrera para él. La historia de un genio requería diálogos con información que el mismo MIT propició. Matt y Ben lograron insertar en las líneas, dilemas que requerían “otro tipo de entendimiento”, para que el personaje de Will fuera creíble y, de hecho, pudieron crear un guión inteligente. Sin embargo, Affleck  decidió tomar calles bifurcadas, cuyas direcciones lo guiaron hacia pobres papeles para interpretar. En una entrevista en el programa Inside the Actor’s Studio, confesó que su elección de papeles lo hizo bajo el por lo menos discutible criterio exclusivo de: “yo debería participar en películas que la gente vea”.

El norteamericano se convirtió en un estereotipo más de Hollywood. De los  que no proyectan nada, solo líneas aprendidas y físico atractivo. De los que se reconocen por problemas con el alcohol y líos amorosos -recordemos su historieta con Jennifer López, a quien se le atribuyen también las opciones que tomó Affleck en torno a su vida profesional-.

Entre el abanico de filmes que le otorgaron una gran carga de comentarios que destacaban sus peores defectos como actor, por ejemplo sus movimientos exagerados, gestos inverosímiles y mirada vacía, están Pearl Harbor (2001), Gigli (2003) -película con la que ganó siete nominaciones a los Razzies, los denominados ‘antioscars’- y Daredevil (2003).    
Chick flicks y comedias fueron parte  del tipo de películas que realizó, en las que su actuación tuvo también un sinnúmero de críticas negativas; a lo que podemos sumar  la comedia romántica Forces of Nature (1999), en la que actúa con Sandra Bullock. También la comedia-drama Jersey Girl (2004).

La metamorfosis de Ben Affleck comienza en  2007, año en que  quiso estar detrás de la cámara y probar como director. Su esfuerzo no fue gratuito ni en vano. En Gone, baby, gone, basada en la novela de Dennis Lehane, comenzó a forjar su sensibilidad para contar historias y llevar a cabo montajes y planos. En esa cinta se evidencia a un Affleck director con un estilo visual sólido y  un sentido bastante pertinente para la elección del casting.

Su segundo filme como director fue The Town (2010) y, como no había ocurrido antes, su actuación también aportó al desarrollo de la película.   

Ahora, con Argo, una película que cuenta la historia de una operación de alto riesgo que realiza la CIA para rescatar a  seis diplomáticos estadounidenses que están escondidos en la embajada de Canadá, durante la crisis de los rehenes en Irán (1979), firmó el contrato para redimirse de su “oscuro pasado” cinematográfico y poner en la palestra sus capacidades como director.

En 2002 la revista People escogió a Ben Affleck como el hombre más sexy del mundo. Ahora encabeza otro tipo de listas. La revista norteamericana Rolling Stone publicó en el 2012 la de los 10 mejores directores que han actuado es sus propias películas; la recopilación fue hecha por el crítico estadounidense Peter Travers.

Ben Affleck se encuentra en primer lugar por su última cinta, Argo, por la que fue galardonado con el Globo de Oro en la categoría Mejor Director, además de que el filme fue merecedor del premio como mejor película de género dramático.   

Por estas tres entregas, nació la comparación entre Ben Affleck y Clint Eastwood, director y actor de Mystic River (2003), Million Dolar Baby (2004), entre otras. Esta discusión en la que las diferencias abundan, resultaría exagerada.

El debate va por el lado de que ambos son actores, directores, son parte del elenco de protagonistas de sus propias películas y  ganadores de importantes premios. Lo que los une: mejor directores que actores.

Desde otra perspectiva y tomando en cuenta sus trabajos, podría decirse que las tres primeras cintas que ha dirigido Affleck son superiores a las tres primeras de Eastwood. El antes subestimado se bajó de la montaña rusa de su carrera, y hoy se estabiliza. Y  si sigue así, podrá despuntar y más alto.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo

Cuentos de Cartón
¿Has escrito cuentos que
te gustaría compartir?

¡Esta es la oportunidad de publicarlos! #CuentosDeCartón es una iniciativa de @CartonPiedraET para impulsar la creatividad literaria .
¡Nos interesa leerte!

Quiero participar