El Festival de Cannes ya no atrae a Hollywood

- 04 de mayo de 2018 - 00:00
El festival de cine de la ciudad francesa se realizará del 8 al 19 de mayo. La galardonada actriz australiana Cate Blanchett, acreedora de dos Premios Óscar, será la presidenta del jurado.
Foto: AFP

Este año solo dos filmes estadounidenses buscan la Palma de Oro. La lejanía con los premios Óscar, que se entregan en marzo, desincentiva a los cineastas. Ellos prefieren Venecia.

Salvo para el estreno de la nueva entrega de Star Wars, pocas estrellas estadounidenses pisarán este año la alfombra roja del Festival de Cannes, enfrentado a la competencia de otros certámenes que tientan cada vez más a Hollywood.

Solo dos filmes estadounidenses figuran entre los 21 que aspiran a la Palma de Oro, entre el 8 y 19 de mayo: “BlacKkKlansman”, de Spike Lee y “Under the silver lake”, de David Robert Mitchell, de producción independiente.

“La importancia que ha tomado la carrera a los Óscar no ayuda a Cannes” puesto que este se celebra  meses antes que la entrega de premios de principios de marzo, estima Andrew Pulver, periodista del diario británico Guardian. Esto beneficia a festivales más tardíos, como Venecia y Toronto.

Sin piedad
“Los grandes nombres del cine independiente que aspiran a los Óscar prefieren un estreno en agosto o setiembre, esto es, Venecia”, añade Pulver.

Gran triunfadora de los Óscar, “La forma del agua”, de Guillermo del Toro, se alzó primero con el León de Oro de la Mostra de Venecia.

Un año antes, Emma Stone se llevó de allí un premio de interpretación por “La La Land”, previamente a su Óscar.

Otra ventaja es que estos festivales están abiertos al público, en particular Toronto donde no hay competición, “mientras que Cannes está más centrado en la industria del cine”, subraya C. Samuel Craig, profesor de cine en la Universidad de Nueva York.

La crítica de Cannes puede revelarse además sin piedad, como lo hizo con los estadounidenses Gus Van Sant y Sean Penn, cuyos filmes fueron abucheados en las respectivas ediciones de 2015 y 2016.

“Estar en Cannes es una apuesta arriesgada, puesto que se pide expresamente que el filme no sea proyectado en ningún otro festival”, explica Jason E. Squire, profesor de cine en la USC Cinematic Arts en Los Ángeles.

Pero el festival aún es “una plataforma central para lanzar un filme, en particular los pequeños: su poder está en hacer descubrir una película desconocida y apoyarla”.

El glamur del jurado
Para los éxitos de taquilla, Cannes representa igualmente una potente vitrina, con su codiciada alfombra roja. Este año, “Solo”, el nuevo spin-off de Star Wars, protagonizado por Alden Ehrenreich, Woody Harrelson y Emilia Clarke, se presentará fuera de competición antes de su estreno.

“El problema es que Cannes necesita a Hollywood más que a la inversa”, estima Gilles Jacob, expresidente del festival, en un reciente libro sobre el certamen.

La ausencia del productor Harvey Weinstein, asistente habitual del festival boicoteado tras el escándalo sexual, ¿podría alejar un poco más a Hollywood de Cannes?

“La edad de oro de Weinstein no acaba de interrumpirse. Ya hace tres o cuatro años que las cosas eran más difíciles para él”, afirma Jerôme Paillard, presidente del Mercado del Filme paralelamente al festival, en el que Estados Unidos aún es el país más representado.

En cualquier caso, Cannes jugó este año su carta hollywoodiense con el jurado, cuya presidenta será la oscarizada Cate Blanchett. (I)

Desacuerdo deja a Netflix fuera de la competencia
La reconciliación no fue posible: un año después de la polémica que sacudió Cannes por la inclusión de dos filmes de Netflix en liza por la Palma de Oro, el gigante estadounidense boicoteó la nueva edición.

La razón de la retirada de Netflix de todas las selecciones de Cannes se debe a un desacuerdo sobre las normas de difusión en Francia.

Pero su decisión no beneficia a nadie: el festival renunció a presentar dos filmes de la plataforma, uno en competición y otro en las secciones paralelas, y Netflix, que seduce ya a grandes nombres, como Martin Scorsese, se queda sin aparecer en la prestigiosa vitrina de Cannes.

Los organizadores no revelaron el filme que iba a competir por la Palma de Oro, pero sí el segundo, “The other side of the wind”, obra inconclusa de Orson Welles, cuya posproducción fue financiada por Netflix. Una ausencia que lamentó la hija del director.

Pero este desamor había tenido un inicio feliz, cuando Cannes incluyó el año pasado por primera vez en competición dos películas de Netflix, “Okja”, del surcoreano Bong Joon-ho, y “The Meyerowitz Stories”, de Noah Baumbach.

Un importante detalle desató la polémica: Netflix rechazó plegarse a la ley francesa que exige a las plataformas esperar tres años entre el estreno de su filme en salas y su difusión a sus abonados. Decidió por tanto no exhibirlo en los cines franceses.

Ante el alzamiento de las salas de cine, los organizadores del Festival de Cannes decidieron establecer una nueva norma: cualquier filme en competición deberá exhibirse en la gran pantalla.

Netflix, con 125 millones de abonados en el mundo, se dijo abierto a ello, pero no a garantizar el plazo de tres años.

“Queremos que nuestras películas estén en un terreno de igualdad con las demás”, dijo a la revista Variety el director de contenidos de Netflix, Ted Sarandos, que exhortó al festival a “modernizarse”.

“Es una pena”, lamentó el delegado general del certamen, Thierry Frémaux. Invitó a Netflix a “continuar el diálogo”. (I)  

Agenda

Dos nuevos países

Kenia y Arabia Saudita se estrenarán en Cannes sin pasar desapercibidos. El primero, porque su filme “Rafiki” fue prohibido por las autoridades y el segundo, porque el reino confirma así su apertura al mundo del ocio.

Elogio a Latinoamérica

A diferencia de Europa, el cine de arte y ensayo persiste en América Latina con directores que aportan una mirada genuina, según Édouard Waintrop, delegado general de la Quincena de Realizadores del festival.

Denuncia de intimidación

Cannes se posicionó en favor del director Terry Gilliam en el conflicto  con el exproductor Paulo Branco y denunció las “intimidaciones” de este para que “The Man Who Killed Don Quixote” no sea proyectado.

Origen de la pelea

Paulo Branco respondió que el certamen no “está encima de la ley”. Gilliam y Branco están enzarzados en una batalla judicial sobre los derechos de la obra desde que rompieran por fuertes discrepancias presupuestarias.

Línea para abusos

La secretaria de Estado francesa de Igualdad entre Hombres y Mujeres, Marlène Schiappa, y el Festival de Cannes abrieron una línea telefónica para denunciar posibles agresiones sexuales durante la muestra de cine.

Chile presente

Chile competirá en la sección oficial de Cannes con dos cortometrajes y un filme en coproducción. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: