Los objetos conservan la memoria persistente

- 21 de julio de 2018 - 00:00
Giulianna Zambrano Murillo es Ph.D. en Literatura por la Universidad de Texas, en Austin. Su trabajo doctoral fue sobre arte y literatura de prisioneros.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

La muestra Buscamos en el silencio de las cosas, de Giulianna Zambrano, se exhibirá hasta el próximo 24 de julio en la galería quiteña de arte Khôra.

La abuela de Giulianna Zambrano le contaba que, sentada en el balcón junto con su amiga Florita, en Bahía de Caráquez, vio cómo los pájaros dejaron de agitarse en el cielo. En ese instante recordó lo que su madre, la bisabuela de Giulianna, le decía sobre ese fenómeno: “hay que tener cuidado cuando la naturaleza se queda quieta”.

Poco después de avizorar esa imagen estática de los animales en el firmamento, el terremoto del pasado 16 de abril sucedió y trastocó definitivamente al Ecuador.

A partir de ese movimiento físico que también sacudió afectos y memorias, Giulianna Zambrano decidió explorar en las persistencias que quedaron luego del desastre natural, en los objetos que tenían su propia historia.

Entre junio y noviembre del año pasado, Zambrano inició una residencia en Casa Mitómana Invernadero Cultural, donde nació el proyecto actual. Foto: cortesía de Giulianna Zambrano.

Giulianna, cuya familia materna es de Bahía de Caráquez, hizo una cartografía de los lugares a los que iba sola y acompañada en esa ciudad de Manabí. Luego recorrió aquellos sitios, sobre todo la casa de su abuela que fue destruida por el terremoto de 2016 y empezó a recolectar objetos cuyas características guardaban una fuerza poética.

A su vez, esa casa derrocada de su abuela la conectaba con otro momento similar, el terremoto de 1998 que también afectó a Bahía de Caráquez y que provocó, una vez más, que el hogar de su abuela fuera demolido.

Las tragedias volvían, insistían. El movimiento telúrico reafirmaba que la historia está hecha de escombros, de fragmentos de polvo extendidos por todo el espacio.

“Pasó año y medio del terremoto y todavía encontrabas restos bien complejos en los lotes, en los lugares demolidos. Y, sin embargo, había estas persistencias, estos objetos diciéndote cosas”, dice Giulianna durante un recorrido por Buscamos en el silencio de las cosas, una  muestra en formato de instalación que se exhibe en la galería Khôra y que reflexiona sobre lo que queda cuando todo ha sido arrasado. 

 Juan Villoro, cuando ocurrió el  sismo de 7.1 grados en México el pasado 19 de septiembre, escribió el poema “El puño en alto” que sintetiza, de alguna forma, el espíritu del trabajo de Giulianna: “Eres, si acaso, un pordiosero / de la historia. / El que recoge desperdicios / después de la tragedia. / El que acomoda ladrillos, / junta piedras, / encuentra un peine, / dos zapatos que no hacen juego, / una cartera con fotografías. / El que ordena partes sueltas, / trozos de trozos, / restos, solo restos. / Lo que cabe en las manos”.

La muestra Buscamos en el silencio de las cosas presenta objetos cuyos daños, inconsistencias y misterios narran la violencia de la que está hecha nuestros días. Así, hay una piedra de lavar en la que se despliegan varios cheques del Filanbanco con montos en sucres, es decir, antes de que ocurriera ese otro desastre social que fue la dolarización.

Hay dos maletas viejas y empolvadas que ya no tienen acompañante. Hay una planta sembrada sobre una piedra, resistiendo la inclemencia del espacio. Hay una banda de reina de belleza que apenas brilla. Existen retazos de pared con frases de una mujer que le advierte a su marido que lo dejará si no cambia su vida.

Este trabajo se complementa con una serie fotográfica de los objetos hallados  hecha por Juan José Alomía y Sebastián Benalcázar; un documental del proceso de recolección filmado por Daniel Llanos, con música de iLe; dibujos de Cristina Yépez; y fotos polaroid de Isadora Romero y Misha Vallejo, que corresponden a su proyecto Puño y Letra.

Esta es una investigación que arrancó el anterior año en un taller que Giulianna  tomó en Casa Mitómana con Shaday Larios y Jomi Oligor, de la compañía Oligor y Microscopía. (I)

Taller

Origen del proyecto

Shaday Larios y Jomi Oligor, de la compañía Oligor y Microscopía, dictaron un taller en Quito que llevó a Giulianna Zambrano a adentrarse en la memoria de los objetos. De ahí nace la instalación Buscamos en el silencio de las cosas..

 5 fotos polaroid sobre el terremoto,  de Misha Vallejo e Isadora Romero, integran la muestra..

Memoria de los afectados

Uno de los mayores detonantes de este trabajo es la relación de su abuela con los terremotos de 1998 y 2016, que afectaron considerablemente a Bahía de Caráquez, de donde es su familia materna.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: