“El Municipio analizará el libreto de la obra Santo Prepucio”

- 15 de enero de 2018 - 00:00
El texto de la obra censurada narra la historia de dos monjas que para sacar fondos recurren a una mentira sobre el hallazgo del ‘santo prepucio’.
Foto: José Morán / El Telégrafo

La noche del pasado jueves, un grupo de manifestantes en los exteriores del teatro Pop Up -ubicado en la vía a Samborondón- pidió la clausura de una de sus obras, El santo prepucio, en la que actúan  Prisca Bustamante y Belén Idrobo.

En medio de consignas religiosas, como: “No te metas con mi fe”, el local fue clausurado con la presencia del comisario municipal de samborondón, Hugo Solano, quien señaló que el cierre se produjo por una queja de los ciudadanos y porque el sitio no contaba con los permisos legales de funcionamiento. 

Según la Ordenanza Municipal del cantón, la clausura se basa en el reglamento de espectáculos, artículos 19 y 20. El primero obliga a declarar la responsabilidad del empresario, promotor y organizador del evento, mientras que el segundo se refiere al aspecto ético y moral de la obra, en relación a la forma como ha sido tratada, publicitada y sus repercusiones en la educación social.

Sin embargo, el pasado sábado, el espacio teatral fue reabierto, pero la obra tildada de “blasfema” por grupos religiosos -que habrían iniciado su manifestación desde la Iglesia Santa Teresita del Niño Jesús hacia Pop Up- fue retirada de la cartelera.

Ricardo Velasteguí, propietario del lugar, dijo a este diario que llegó a un acuerdo con el Cabildo de Samborondón para reabrir el espacio. “Aquello se logró de manera pacífica, pero con respecto a la obra, el Municipio analizará el tema, analizará el guion”, añadió.

Las autoridades municipales tendrán hoy una reunión con el dueño de Pop Up, a las 11:00, en la que se concretará el futuro de la obra que usa elementos religiosos para parodiarlos. Velasteguí anunció que este día, a las 18:00, dará una rueda de prensa en la que se anunciará el desenlace de la censura artística

El sábado anterior el teatro reabrió sus puertas, pero solo con obras en cartelera Un extraño en casa y Lo tuyo es mío. “Para mí, las imágenes de ayer de 50 personas decidiendo lo que se puede o no poner en un teatro es la inquisición. La obra simplemente habla de cómo la fe mueve montañas y de que es necesaria en el ser humano”, dijo a este diario Julián Quintanilla, coautor de la obra. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: