“El enorme catálogo que tenemos y esta llegada despertarán el mundo editorial”

24 de noviembre de 2014 - 00:00

El Fondo de Cultura Económica (FCE) nació en 1934. Hoy es una de las editoriales más importantes de Iberoamérica. Con filiales en todo el continente, faltaba una en Ecuador, y fue así que en marzo se anunció  su llegada a Quito. ¿Qué aportará a la cultura en nuestro país? Su director y presidente de la Cámara del Libro, Fabián Luzuriaga, dialoga al respecto con EL TELÉGRAFO.

Hace unos meses se conoció que FCE se instalaría en Ecuador.

Surgió a raíz de la visita del presidente Enrique Peña Nieto en  marzo y se planteó que el Fondo —sé que el presidente Correa estaba muy interesado— llegue a Ecuador. Entonces, el Fondo llegó tras un acuerdo bilateral entre Estados. El Fondo ocupará la casa de la actual Unasur (6 de Diciembre y Wilson), dada en convenio de uso, es patrimonial. Estamos muy contentos por llegar a Ecuador y así mostrarnos en toda nuestra dimensión.

Cuando el Fondo se instale aquí podríamos contar con todo su apoyo en el mercado…

El Fondo, espero no equivocarme, es la editorial iberoamericana con un catálogo vivo impresionantemente grande. Tenemos más de 5.000 títulos vivos. En catálogo son 10.000, pero los que circulan son 5.000. Tenemos 10 filiales, Ecuador vendría a ser la décima. Realmente tenemos muchísimo que mostrar. Para la feria, donde somos invitados de honor, el Fondo hizo mucho por mostrar lo que es. Tenemos un estand bastante grande, con más de 2.200 títulos, algo que no se ha visto aquí, con 7.000 ejemplares. Con la llegada del Fondo, podemos decir que Ecuador tendrá acceso al catálogo completo. Ahora sí, esto nos permitirá que los libros fluyan por el corredor andino y el cono sur.

¿De qué disfrutarán los asistentes a la Feria de Quito?

Tenemos invitados de lujo. En esto, el Fondo ha sido bastante generoso. Tenemos la presencia de Juan Villoro, que es ícono de la literatura. Están Julieta Fierra, Alicia Molina, Micaela Chirif, Issa Watanabe, el maestro Francisco Gil Villegas, entre otros tantos. Son 12 autores y cada uno dará conferencias, tendremos firma de libros, actividades con universidades… En fin, justamente preparando un poco el terreno para cuando el Fondo se establezca ya definitivamente el próximo año.

¿Cuál es la agenda de los autores?

Francisco Gil Villegas dará 2 charlas. Él es historiador, experto en política. Tendrá encuentros con universitarios. El maestro Juan Villoro llega exclusivamente para el homenaje a Miguel Donoso, quien fue su maestro. El miércoles tenemos 2 eventos: el homenaje al maestro Donoso y la presentación de la edición de los Cuentos completos de Miguel Donoso, que fue editada en Colombia por el Fondo.

Cuando el Fondo se establezca en Quito, ¿habrá apoyo para los autores ecuatorianos?

Es uno de los objetivos, visibilizar a los autores latinoamericanos. El Fondo ya ha publicado a autores ecuatorianos, pero con presencia aquí habrá más facilidad para que el Fondo sea su casa editorial. Existen ciertas reglas, pero evidentemente, la idea es publicar autores locales.

Hasta hace algún tiempo, las estadísticas sobre lectura en el Ecuador eran aterradoras…

Realmente es penoso hablar de la lectura en el país, sabiendo que el ecuatoriano en promedio lee medio libro por año. Esto tiene que cambiar. Personalmente, pienso que la lectura tiene que ser una política de Estado para que los índices suban. Es por eso que el Fondo le da mucha importancia a la literatura infantil. Tenemos un catálogo impresionante, amplio, con autoras latinoamericanas. De hecho, para la Feria vienen dos autoras, Issa Watanabe y Micaela Chirif, autoras de un libro que se llama ‘Más te vale, Mastodonte’, libro infantil hermosísimo. El fondo está muy preocupado en sembrar la lectura en los niños.

La reciente convocatoria para el Premio de Álbum Ilustrado la ganaron los ecuatorianos María Fernanda Heredia y Roger Ycaza.

El Fondo tiene el premio ‘A la orilla del viento’. Es realmente grato y nos llena de orgullo que este año hayan ganado dos ecuatorianos.

¿Afecta al FCE establecerse en un país con esos índices de lectura?

La llegada del Fondo, en realidad, pienso que despertará algunas cosas que han estado dormidas o aletargadas. El Fondo, por su naturaleza, tiene muchas ventajas. Nadie en Ecuador conoce realmente el enorme catálogo que tenemos y esta llegada despertará el mundo editorial. Llegamos con un proyecto editorial, un proyecto de librería y de centro cultural, pues la casa que ocuparemos se presta para todo eso. Sabemos que al inicio puede ser lento, la gente tendrá un poco de temor. Ojo, el Fondo no viene a competir sino a sumar, a complementar el vacío de visibilización de esos autores locales. Vamos a montar una librería, por ejemplo, pero no es solo del Fondo. Es una librería para todos: vamos a darles espacios a las editoriales que no tienen cabida en las librerías tradicionales, en las grandes cadenas.

¿Por dónde empezarán?

Vamos a montar un centro cultural, pero aún no tenemos un nombre. Haremos exposiciones fotográficas, muestras de pintura, todo lo que tiene que ver con el tema de la cultura. Entre casas filiales, nos enviamos las novedades. Se presenta un plan anual que circula en Perú, Chile, Argentina y cuando tenemos una apuesta editorial importante, pues se publican grandes tirajes que circulan a nivel internacional.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: