Christian Moreano mantiene al realismo como esencia de arte

- 30 de junio de 2018 - 00:00
Moreano posa con algunos de los retratos que ha elaborado, entre ellos destaca el del cantante guayaquileño Julio Jaramillo Laurido.
Cortesía de Mirna Taiano

Christian Oliver Moreano García empezó su carrera desde que tenía cinco años. Dice que debe ser herencia de sus padres. A su mamá le gusta el dibujo y la pintura.

Su padre se dedicó a la lectura. Esto lo ayudó a inclinarse por el arte y así despertó su curiosidad por aprender dibujo. “Empecé a investigar y a conocer más”.

Estudió en el colegio Vicente Rocafuerte, pero su sueño era ingresar a Bellas Artes y lo logró.

A los 16 años obtuvo la medalla de oro en Bellas Artes en la especialización de pintura. No contaba con recursos para los materiales, pero siempre tuvo el apoyo incondicional de sus padres.

Luego empezó a pintar con acrílico, óleo, cartulina, tela, paredes. Su estilo se basa en el realismo figurativo, en el cual trata de plasmar lo que vive a diario con gente común, real.

Ha participado en varios eventos como Salón de Octubre, Salón de Julio, Festival de las Artes en el Malecón 2000.

“Me gusta mucho la competencia, participé en un concurso organizado por diario EL TELÉGRAFO. En el 2012 gané el salón de Ambato, algo interesante logrado en la Sierra porque es difícil para  un artista costeño ganar en otra región, pero lo logré”.

Su madre, María García, comenta que fue excelente estudiante desde la escuela, buen compañero, generoso.

“Desde pequeño fue emprendedor, realizaba dibujos de sus compañeros, vendió caramelos en el colegio, aunque era prohibido, pero por su buena conducta se lo permitieron los docentes. Los domingos hacía retratos en el parque Kennedy, de esa forma se ayudaba para comprar los materiales que eran costosos”.

Sin ser compositor musical creó el “Himno a los ídolos” en Mapasingue. Un trabajo realizado con cerámica.

Es un mural en escalinata de 191 metros cuadrados, donde plasmó el retrato del cantante guayaquileño Julio Jaramillo, el escudo de Barcelona y la bandera de Guayaquil. En esta obra también se iba a incluir el escudo de Emelec, pero por una socialización del sector no se dio”.

Este trabajo se lo inauguró en enero de este año pero estuvo listo en 2017. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: