Solo el perro disfruta la estadía en la Unidad Judicial de Durán

24 de mayo de 2019 00:00

En la Unidad Judicial del cantón Durán convergen día a día cientos de personas con diferentes intenciones y voluntades. Algunos van a solicitar asistencia legal, otros llegan a acompañar a algún familiar inmerso en alguna querella. Ya sea víctima, victimario, fiscal, juez, abogado o visitante, el edificio le ofrece el mismo maltrato a quien cruza su umbral.

Justamente al ingreso se puede observar la precaria situación del inmueble, pues la puerta de salida está dañada. La afectación ha de llevar algún tiempo para que los encargados del mantenimiento se hayan tomado la molestia de poner un letrero que dice “puerta dañada”. Además, dos barras de madera la atrancan para evitar que algún distraído intente abrirla por error.

En el baño de caballeros, las cabinas de los retretes se mantienen cerradas por dentro, solo uno de los dos urinarios funciona, mientras que el otro se mantiene tapado por una funda negra.

A esto hay que sumarle el eterno problema del agua. En los pocos días en los que el complejo cuenta con el líquido vital, este llega a cuenta gotas en solo uno de los dos grifos, el cual se encuentra remendado con un trapo para evitar que el agua escape por otro lado.

Cuando no hay agua -o sea, casi siempre-, las personas deben utilizar una botella de galón cortada a la mitad para tomar agua del bote del trapeador y así lograr lavarse las manos. Jabón no hay jamás.

El calor es otra constante en el sitio. El hecho de que el techo sea de vidrio, sumado a que algunos acondicionadores de aire funcionan a medias y otros no funcionan, hace que la visita de quienes están a la espera a ser atendidos -que en ocasiones puede durar horas- o de alguna decisión judicial se convierta en un agobiante tormento.

Los únicos que al parecer disfrutan su estadía son los amigos caninos, que ingresan con libertad, descansan y duermen entre las piernas de los acalorados usuarios que aguardan justicia en las incómodas y destartaladas sillas. (I)

Contenido externo patrocinado