Arma tu estilo con producción nacional (Galería)

- 03 de mayo de 2015 - 00:00

Bolsos Versso, zapatos Cardànas, joyas Gina Grey y Fantastichini y ropa de Nahual, todas son marcas de diseñadores nacionales independientes que se unieron para crear una parada, una pinta, un look, un ajuar, como lo quieras llamar.

Con el apoyo de la cafetería Cafetina, los diseñadores organizaron un desfile de modas, el primero para ellos. En la pasarela mostraron productos ecuatorianos de alta calidad, todos elaborados de manera artesanal. Entrar al mercado no les fue fácil. Su constancia y su creatividad les permiten ganar clientela.

No tienen horarios fijos de trabajo, pero el diseño los apasiona, así que no importa si deben estar en el taller 11 horas al día. El tiempo que le dedican al diseño depende de la inspiración y de los pedidos.

Todos coinciden que es importante dibujar un boceto de los objetos antes de empezar a coser, pegar o fundir. Esta es una regla estricta que se debe cumplir en el caso de la joyería, la ropa y los zapatos, pero para los bolsos, el diseño obedece al material.

Gina Rueda hace joyas para todos los gustos. Suele usar piedras como ópalos andinos, spondylus, crisocolas, incluso diamantes, la experiencia le ha ayudado a identificar las piedras falsas. Le gusta jugar con las texturas y los acabados.

Aplica, además, técnicas como grabado manual o eléctrico, modelado en cera y fundido, cincelado, engaste de piedra, esmaltado, filigrana y más. Si el diseño la enamora, la joya está terminada.

Gina junto con Sebastián Burbano, también joyero, venden sus productos en las Islas Galápagos. Aseguran que los extranjeros valoran más sus joyas y están dispuestos a pagar lo que vale su trabajo. Con el tiempo, esperan ganar más clientes ecuatorianos, porque en el país aún no se valora el trabajo artesanal.

Hadmariz Navarrete, diseñadora de bolsos, considera que para cambiar la falsa creencia de que solo lo importado sirve, los emprendedores ecuatorianos deben presentar productos de calidad.

Por ejemplo, Sebastián Aguirre, diseñador de zapatos, asegura que varios clientes piensan que su calzado es traído del exterior y se sorprenden al saber que hechos en el país. “En Ecuador sí hay cosas buenas y con diseños actuales. Es difícil entrar al mercado pero no hay que tener miedo a emprender”, agrega Sebastián.

Con él coinciden Santiago Aguirre y Fátima Meza, diseñadores de ropa, quienes recomiendan que los productos comercializados cumplan 2 requisitos básicos: calidad y precios justos.

Las redes sociales les han permitido publicitar sus marcas. A todos ellos los encuentras en línea, desde donde puedes hacer tus pedidos.  

Su primer desfile de modas les dejó a estos 6 diseñadores muchas experiencias gratas. Ahora esperan participar en más desfiles para presentar el trabajo ecuatoriano.

Los bolsos también lucen cuando son elaborados con tubo de neumático reciclado

Hadmariz Navarrete

Versso

Esta joven emprendedora, de 26 años, lanzó su marca de bolsos hace 2. Estos son hechos principalmente con tubo reciclado de llantas.

Sus estudios en administración de empresas turísticas la llevaron al diseño. En segundo año debía realizar un proyecto sostenible y amigable con el ambiente. Fue entonces cuando dio sus primeros pasos al elaborar bolsos con tubo de neumático reciclado.

Lanzó al mercado carteras de todo tamaño, monederos, y estuches para gafas y maquillajes. “Algunos no creen que es hecho con el tubo del neumático, lo confunden con cuero y se emocionan cuando saben que es algo reciclado, que se ve bonito y que lo pueden usar para cualquier ocasión”.

Aunque siempre fue hábil con las manos, nunca planificó dedicarse al diseño y elaboración de bolsos. Espera en algún momento combinar su carrera en turismo y su pasión: el diseño de carteras.

Unos zapatos con estilo, resistencia y ligereza, que marcarán tu look

Sebastián Aguirre

Cardànas

Es diseñador industrial y tiene 31 años. Ha logrado que su calzado se distribuya en mercados locales y también foráneos.

Desde que Sebastián Aguirre era niño se sintió atraído por el dibujo. La pintura y la creatividad siempre estuvieron presentes en su infancia pues proviene de una familia de artistas: su padre es pintor y su madre es profesora de arte. Su pasión por el calzado empezó cuando hizo los primeros bocetos de zapatos durante su carrera en Francia. Aunque inició su trabajo con botines con un estilo urbano, su marca la inauguró con zapatos de caña baja, esto le ayudó a entrar al mercado más fácilmente.

Sus diseños son sencillos con textura en la capellada y sin muchas costuras. En la parte del empeine tiene una costura en forma de V propia de la marca. Los zapatos de lona cuestan $ 44 y los de cuero $ 59 (más IVA). Antes de proponer un diseño, hace un estudio de mercado para definir las nuevas tendencias.

A través de su venta en línea ha logrado que sus productos lleguen a Estados Unidos, Francia, Alemania, Suiza, Perú, Colombia e Israel. Además, los distribuye a nivel nacional. Lleva año y medio en el mercado.

La joyería, un arte libre que se debe explotar, exhibir y valorar

Gina Rueda

Gina Grey

Tiene 29 años y se dedica desde hace 10 al diseño y elaboración joyas de todo tipo. Creó su marca en el 2010.

A esta joven emprendedora siempre le gustaron las manualidades. Trabajar con sus manos en un taller no es solo su profesión, sino su estilo de vida.  

Elabora 2 tipos de joyas: unas más elegantes en las que combina materiales costosos y piedras, algunas andinas, y otras joyas más accesibles al bolsillo de todos. Las primeras han llegado a costar $ 1.200 y las segundas varían entre $ 20 y $ 45.

Abrirse camino en este medio no le fue fácil. Asegura que el joyero tradicional es egoísta, no les gusta compartir sus conocimientos. “Es peor cuando no tienes una familia de joyeros, dudan, creen que lo hago por hobby” dice.

Gina es hiperactiva, su obsesión son las joyas, siempre está al tanto de las últimas tendencias. Su trabajo requiere mucha concentración, para evitar accidentes, y paciencia, porque los detalles marcan la diferencia.

Piezas recicladas tienen otra oportunidad en joyas muy apetecidas por extranjeros

Sebastián Burbano

Fantastichini

Tiene 37 años y crea joyas con estilos innovadores. Es tecnólogo en orfebrería y busca combinar su profesión con el reciclaje.

“Desarmo radios o cosas similares, y como no puedo volverlos a armar, me toca utilizar las piezas” dice Sebastián Burbano, un joyero que ha marcado su estilo.

Llantas de legos hechos aretes y anillos con piezas de juegos de mesa, son algunas de los trabajos de este creativo diseñador.

Se dedica a hacer joyas poco convencionales desde 1998, fecha en que inició sus estudios en orfebrería. Desde el primer día empezó a crear y a inventar, y poco a poco encontró su estilo.

El reciclaje es su forma de vida. Reutiliza objetos, como piezas de máquinas de escribir, de guitarras, peceras, etc., y los combina con plata, depende de lo que requiera el cliente. En ocasiones le solicitan recuerdos para bautizos: pequeños libros de plata con la foto del bebé.

Nunca repite una alhaja: “Siento que puedo crear nuevos diseños, no hay necesidad de volverlos hacer”. Sus joyas tienen un costo mínimo de $ 90, el máximo depende de los materiales y diseño.

Ropa 100% de algodón, de buena calidad, suave y cómoda

Fátima Meza y Santiago Sánchez

Nahual

Ella tiene 24 años y es diseñadora de modas; él tiene 25 y es diseñador gráfico. Juntos fundaron hace 2 años esta marca de ropa.

El trabajo coordinado entre Fátima Meza y Santiago Sánchez permite que puedan crear ropa para hombre y mujer como camisetas, tops y sacos. Primero definen un concepto para la colección, después escogen las telas, pasan a las ilustraciones y, finalmente, cosen. Suelen comprar restos de tela que ya no usan en fábricas y en ocasiones compran las camisetas ya hechas. Aplican técnicas como serigrafía, sublimados, pero sobre todo utilizan una máquina que imprime en la ropa.

Debido a que el mercado es pequeño, elaboran una colección entera en un mes. Hacen cerca de 6 diseños que varían en tallas, colores y tipos de tela. Elaboran 30 unidades de cada prenda y cada una va numerada: 1 de 30. Las camisetas cuestan entre $ 20 y $ 30, y los sacos entre $ 30 y $ 45.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: