El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.19/Ene/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

¿Y la escuela Legislativa?

04 de diciembre de 2020 00:00

Estoy casi seguro que sobre la existencia de este estamento de la Asamblea Nacional muy pocos lo deben saber, incluidos aquellos inquilinos de este período legislativo, como también estoy recontra seguro que no ha funcionado, caso contrario la imagen sería otra. 

En enero del 2013 se creó la Escuela Legislativa de la Asamblea Nacional y más tarde se expidió su Estatuto y hasta ahí nomás sabemos porque nada se ha dicho, pero sobre todo si hubiese estado funcionando ya tendríamos buenos resultados a esta edad de la patria; lo cierto que esta Asamblea como la anterior no han parido buenos hijos, con las excepciones que debe haber, pero la imagen es nefasta de tal suerte que la credibilidad no llega a un dos por ciento. 

Pensando en voz alta podemos decir que es un saludo más a la bandera. Si fuere real, el nivel sería otro desde ese año, a menos que no les guste la capacitación y se crean los sabelotodo o estén cargados de una soberbia magistral que no creen en la academia. 

Si partimos de enero del 2013, nuestra pregunta es -como la de miles de ecuatorianos que a lo mejor se están desayunando con esta novedad- ¿que frutos ha dado? Si hacemos un inventario de las leyes y del rol fiscalizador, tenemos resultados negativos. Y para nuestra un botón: el Código Orgánico Integral Penal que se dictó en el 2014 a esta fecha ha tenido varias reformas lo que le ha convertido en un código mal remendado y mal zurcido. Y en lo más temprano, la ley de extinción de dominio que lleva varios meses, pese a que es una necesidad de país. 

En lo atinente al rol fiscalizador no han atinado porque simplemente carecen de preparación para poder realizar un verdadero juicio político pues los que se han dado están cargados de un sesgo revanchista, ya que no se encuentran sustentados en información objetiva y conocimiento profundo de la realidad. 

El objetivo no se ha cumplido, pues no se ha visto un mejor desempeño de las y los Asambleístas así como de sus funcionarios. Ergo, la Escuela Legislativa no existe. (O)